Mientras soñaba Un espacio para compartir todo aquello que se me pase por la cabeza. Pensamientos, viajes, naturaleza, cocina, moda, música... ¡Anímate a soñar conmigo!

domingo, 26 de mayo de 2019

Rosquetes de canela

Os traigo hoy una receta que hicimos por semana santa, como son típicas las rosquillas decidí preparar unas pero un poco diferentes de las rosquillas de anís de siempre.

La receta que traigo traía unas cantidades enormes, yo lo reduje a un cuarto en todos los ingredientes porque me parecía excesivo, la cantidad de ingredientes que os pongo está pensado para 8 personas, tenedlo en cuenta por si no queréis estar comiendo rosquetes una semana.

Ingredientes:
1 kg de harina
7 cucharadas de azúcar
1 sobre de levadura
1 cucharada de anís
7 cucharadas de leche
2 huevos
un chorrito de agua
corteza de limón
aceite de girasol
200g de canela
3 cucharadas de azucar glas
1 cucharadita de harina

Elaboración

En un bol disponemos la harina y el azúcar y comenzamos a mezclar. Recordar tamizar la harina, siempre quedan mejor los postres. Posteriormente, añadimos la levadura, un poco de aceite, el anís, la leche y los huevos y mezclamos todo bien. Añadimos un poco más de aceite y un poco de agua y amasamos la mezcla con las manos.

Tras esto, vamos haciendo porciones de masa y las amasando formando tiras, luego las unimos y las vamos reservando. En mi caso, tiré de un aparato que encontre hace tiempo tirado de precio, una rosquillera y fui metiendo la masa y echándolo directamente. Recordad dejar un tiempo fermentar a la masa.

En una sartén, dispondremos abundante aceite y le añadiremos un trocito de corteza de limón para darle sabor. Poco a copo añadiremos rosquetes para freirlos, una vez hechos los colocamos sobre un papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Por último, mezclaremos la canela con la harina y el azucar glas para espolvorear los rosquetes con la ayuda de un colador.


Si hacéis mucha cantidad, podéis guardarlas en recipientes de cristal para que os duren unos días. En cajas de latón, por mucho que estén limpias es necesario cubrirlas con papel de aluminio y por encima de este con papel antigrasa.
 



martes, 9 de abril de 2019

Parque Europa (Torrejón de Ardoz)

En Madrid tienes mil y un planes que hacer para los más pequeños pero no me puedo creer que aún no haya incluido dentro de este blog una entrada acerca de este parque. Es de acceso libre y gratuito y tiene multitud de cosas que harán las delicias de los más pequeños.

El parque cuenta con 17 réplicas de diversos monumentos europeos (la torre Eiffel, la torre de Belem, el Puente de la Torre de Londres, la puerta de Alcalá, la Sirenita...) y un trozo original del muro de Berlín que fue cedido por el ayuntamiento de esta ciudad.
El parque cuenta también con un merendero y varios parques infantiles con columpios, toboganes, etc. Además de todas las actividades ya comentadas que son gratuitas, existen más actividades de ocio pero de pago, como tiro con arco, paseos en barca, salto en tirolina, paseos a caballo, camas elásticas, caballitos y otras muchas. También es posible alquilar bicicletas para pasear de todo tipo: paseo, de montaña, tandem, familiares techadas, etc. 
Nosotros empezamos por la zona infantil denominada "Pequeña Hípica" en la cual nuestra hija mayor pudo montar en un pony, eso sí, 5 euros por dos vueltas de apenas tres minutos. Aún así le hizo un montón de ilusión y le puso hasta nombre al pony, lo llamó "Manchas", salta a la vista por qué (lo escogió ella entre los cuatro disponibles).

Más tarde, fuimos a remar un poco en las barcas, así que ni cortos ni perezosos, nos dirigimos al embarcadero.Aquí se puede alquilar una barca para dar un paseo por el lago durante 45 minutos.Cuesta 11 euros, y hay que dejar un depósito de 5 euros que te devuelven al final del trayecto.Es una actividad perfecta para hacer en pareja o con la familia, y desde la barca se pueden hacer unas fotos preciosas del Puente de Londres, y además se pasa por debajo. Nosotros lo disfrutamos muchísimo.
Por todo el parque encontrarás varios puestos de comida donde comprar un bocadillo, trozos de pizza, etc. Pero por si vuestro plan se empaña por el tiempo o bien preferís comer tranquilamente en un restaurante, podéis ir a dos, en los que hay que reservar porque se ponen a reventar:
  • Restaurante "El Mirador de Europa": se encuentra cerca de la Torre de Belém. 
  • Restaurante "Un Rincón de Madrid". Está situado en la Plaza de España del parque. 
La opción más utilizada para llegar al Parque Europa es el transporte particular, en ese caso hay que tomar la Autovía del Nordeste A-2, desviarse en la salida 18 y seguir las indicaciones hasta el parque.Gran parte del aparcamiento que rodea el recinto es zona azul, aunque hay un gran aparcamiento gratuito en la calle Álamo, en la entrada junto a la Puerta de Alcalá. Espero que hayáis difrutado de esta excursión virtual a este asombroso parque madrileño.¿Soñamos?

miércoles, 27 de marzo de 2019

Pollo guisado al vino blanco

¡Hola! Hacía un tiempo ya que no actualizaba el blog y ya una receta completa ni te cuento. Si buscas un guiso o estofado de carne que sea facilito y a la vez sabroso, este de pollo es tu receta.Esta receta de pollo guisado al vino blanco es muy fácil de preparar, de las que siempre salen bien.


Un guiso sano, fácil y que está, simplemente, ¡muy rico! Además, un plato muy económico y con cuatro ingredientes fáciles de encontrar.

Ingredientes:
6 muslitos de pollo
2 zanahoria
1 cebolla
1/2 bandeja de champiñones
1/2 pastilla de caldo de verduras
125 ml de vino (en mi caso tiré de blanco, pero con rosado también queda estupendo)
250 ml de agua
Harina
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración:
El proceso no tiene complicación, partimos de una base compuesta por cebolla cortada en pequeños dados, la zanahoria en rodajitas y los champiñones laminados. 

En primer lugar, salamos los muslitos de pollo y pasamos por un poco de harina, no hay que rebozarlos solo mancharlos un poco y en una sartén con un chorrito de aceite doraremos el pollo a fuego suave para que no se queme por fuera y quede crudo por dentro. Además así evitaremos que se queme la harina. Una vez dorado lo retiramos a un plato.







En ese mismo aceite, pocharemos la cebolla con la misma potencia del fuego. Cuando veamos que la cebolla se ha quedado medio transparente añadimos la zanahoria y el champiñón y cocinamos durante 10 minutos, añadimos el pollo y el vino y subimos la potencia para que se evapore el alcohol.

Una vez veáis que hay casi vino y ya no huele a alcohol, añadimos agua, la pastilla de caldo y dejamos fuego suave para que vaya reduciendo la salsa hasta el espesor que os guste. Et voilá! Esta es la receta que os quería traer hoy, si os ha gustado no dudéis en comentar.

¿Soñamos?

sábado, 2 de febrero de 2019

El árbol de los problemas

Un carpintero me había contratado para que le ayudase a reparar una vieja granja, y ya habíamos terminado nuestro primer día de trabajo. Su sierra eléctrica se había estropeado y había perdido más de una hora de trabajo en intentar arreglarla, por otro lado su viejo camión se negaba a arrancar.
Mientras lo llevaba a su casa en mi coche, el carpintero se sentó en silencio. Una vez llegamos a su casa, me invitó muy cordialmente a pasar a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo unos instantes frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos. Cuando la puerta se abrió ocurrió una sorprendente transformación, su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. Tras compartir un refresco con ellos, el carpintero me acompaño a mi coche, y al pasar por el pequeño árbol, sentí la curiosidad de preguntarle acerca de lo que había hecho hacia unos instantes antes de entrar.

¡Oh! – Exclamo con determinación – Ése que ves allí es mi árbol de los problemas. Como se que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, no significa que dichos problemas me los tenga que traer a casa. Lo que es seguro que los problemas no pertenecen ni a mi casa, ni a mi esposa y mucho menos a mis pequeños hijos. Así que cada día que vuelvo, justo antes de entrar en caso cuelgo todos mis problemas en el árbol. Luego, por la mañana, los recojo otra vez. Lo divertido es – exclamo sonriente – que cuando salgo por la mañana a recogerlos, ni remotamente hay tantos problemas como los que recuerdo haber colgado la noche anterior.

Autor desconocido.

Los problemas y como convivir con ellos

¿Como convivir con mis problemas?
¿Cómo hago para convivir con mis problemas?

Que hermosa forma de asimilar lo que muchos nos tomamos a drástico. Los problemas siempre existen y hay que aprender a convivir con ellos. Uno puede intentar muchas cosas, invertir mucha de su energía en planificar y organizar, pero finalmente los problemas se presentan igual. Nuestro aprendizaje en esta vida pasa por dejar fluir las cosas y aprender a aceptar todo cuento nos sucede.





martes, 8 de enero de 2019

Trucos de limpieza que funcionan ( y muy fáciles)

Bueno, vaya giro que he dado al blog, me diréis. Pues veréis, sobre todo desde que tengo dos campeonas en cuanto a la generación de manchas en casa (mis hijas) y claro,  tienes que hacerte una experta a la fuerza. Y ya cuando empiezas a profundizar en estos temas pues encuentras grupos y foros donde se comentan temas de limpieza y ya también en blogs o foros relativos al orden de tu casa y por ende en tu vida, en simplifica para tener más orden y más tiempo para lo que realmente lo quieres en tu vida que no es más que los tuyos y tu vida...  Otro día os contaré más de los "sin piedad", Marie Kondo o Alicia Iglesias, de la que me declaro fan absoluta. Y no dice cosas complicadas, en general es reduce para ganar o trucos para mejorar el almacenamiento... 

Bueno, a lo que iba, que junto a lo anterior, he visto que ya está bien de comprar productos de limpieza para todo y tener un armario con miles y miles de productos de lo más sofisticado cada uno para un uso más específico. Al final, volvemos a lo antiguo: jabón de toda la vida, vinagre de limpieza, bicarbonato y poco más. 

Muebles de madera oscura
Estos muebles os quedarán sin marcas, utilizando jabón lagarto con agua, lo pasamos con una bayeta y luego lo secamos con un trapo. Veréis que, a diferencia de un limpiamuebles en spray no os va a dejar marcas.

Limpieza de manchas de polos, camisetas
Esto me trajo de cabeza hasta que descubrí el jabón Beltrán, es como el jabón lagarto pero de una textura untuosa. Yo lo que hago es aplicar en las manchas el jabón  y luego meterlo en la lavadora. Si la mancha está más seca o tememos que no vaya a salir, primero lo lavo a mano frotando la mancha con el jabón y luego lo meto en la lavadora.

Descalcificar las cafeteras de cápsulas (tipo nesspreso/dolce gusto)
Retiramos el depósito de agua y lo llenamos de agua y añadimos un buen chorro de vinagre de limpieza, como un vasito de chupito de vinagre. A continuación, añadimos como una cucharada o así de bicarbonato de sodio y removemos. A continuación, colocamos un recipiente blanco bajo la salida del café de la cafetera y SIN CÁPSULA, le damos al botón de encendido para que vaya circulando por el interior de la misma, de manera que se desincruste la cal y resto de café de su interior. Lo podremos ver con claridad en el recipiente que hemos colocado debajo. Hacemos varias pasadas con esta mezcla (yo suelo vaciar el primer depósito de la mezcla, limpiar el mismo y luego pasar sólo con agua otro depósito para asegurarme que no deja sabor a vinagre en la misma). Para rematar y dejarla también perfecta por fuera, la podemos limpiar con una bayeta de microfibra húmeda y quedará como nueva.

Rayones en paredes, mesas, sillas...
Existe en varios supermercados un artículo que denominan borrador mágico que elimina las manchas de la pared de forma fácil y milagrosa. Esto es, las manchas normales del uso en cualquier casa: rozaduras de zapatos, contornos de los interruptores sobados, rayones...Según las instrucciones, se puede usar también en muebles, azulejos y otras superficies.
Los borradores funcionan perfectamente en las manchas de marcadores y lápices de colores que inevitablemente llegan a las paredes cuando nos descuidamos con los niños. Para utilizarlo, hay que humedecer la esponjita, escurrir para que no gotee y frotar la pared con la parte blanca hasta que la mancha desaparezca.

Otro modo que leí en estos blogs es aplicando calor con un secador y luego pasando un paño, pero este no lo he probado aún.

Limpiar cristales
Toda la vida haciéndolo mal, con lo fácil que es con una mezcla de vinagre de limpieza, un buen chorro en agua templada. Mojamos una bayeta en esta mezcla (yo uso de las de microfibra), paso todo el cristal y luego seco con una bayeta especial limpiacristales, en mercadona son naranjas. Quedan espectaculares y sin mucho esfuerzo.


Limpieza de los suelos con oxígeno activo
Este es uno de los pocos productos que compro porque me encante. Tengo los suelos porcelánicos y no le puedo echar ningún limpiador jabonoso porque quedarían marcas en el suelo. Al principio utilizaba una mezcla de vinagre y agua que me iba muy bien, pero probé el oxígeno y desde entonces no uso otro, deja un buen olor a limpio.El oxígeno activo pasa por ser uno de los desinfectantes naturales más eficaces, una buena alternativa para evitar los efectos adversos de la lejía. Es un material muy usado en hospitales, hoteles o restaurantes.
Yo uso siempre el oxígeno activo del Mercadona.


Limpieza del microondas, incluido suciedad incrustada
Agua en un cuenco con trozos de limón cortado: se calienta a potencia máxima en el microondas durante 4 minutos y se deja en reposo por otros 4 minutos. Luego se pasa la bayeta y ya está, limpio el microondas aunque tuviera la suciedad incrustada.

Limpieza de la mampara del baño o de los sanitarios/encimeras del mismo
El vinagre es un desinfectante eficaz para el baño. Haz una mezcla de tres partes de agua por una de vinagre blanco y utiliza esta solución para limpiar las encimeras, los laterales del inodoro y el suelo. Para las paredes de la ducha, rocía con la mezcla, deja actuar un cuarto de hora y luego frota y aclara, te ayudará a eliminar fácilmente la cal que se acumula.

¿Que os ha parecido? ¿Os ha gustado? Tengo algún truco más que he probado recientemente, si os apetece, podemos seguir con este tipo de entradas que nos facilitan la vida. ¿Soñamos?


domingo, 11 de noviembre de 2018

Ruta de los Lagos de Saliencia

La Ruta de los Lagos de Saliencia que os vamos a presentar es una ruta de gran belleza natural compuesta por varios lagos. El que su longitud de sólo ida sea de 14 kms puede parecer poco adecuada para muchas personas, pero se puede acortar y adaptar el recorrido según las familias y edades. Nosotros que íbamos con un bebé de meses fuimos hasta el primer lago, el lago de la Cueva que os lleva alrededor de 20 minutos y luego, si tenéis ganas, se puede subir al resto de lagos.




Esta minirruta que hicimos de los Lagos de Saliencia se desarrolla dentro del Parque Natural de Somiedo, declarado Reserva de la Biosfera en el año 2000. Está marcada como la ruta PR AS 15 y  se desarrolla entra el Alto de la Farrapona, pasando por los Lagos de Saliencia y finalizando en el pueblo de Valle del Lago.

Partimos del alto de la Farrapona a 1700 m de altura (por lo que hará fresquito hasta en pleno verano), hasta allí podremos llegar por carretera desde el valle de Saliencia, se llega desde Oviedo en aproximadamente una hora. Según nos vayamos acercando veremos paisajes de gran belleza y panorámicas de montañas impresionantes, por lo que nos haremos una idea de la maravilla que nos espera hoy.

En el alto hay un aparcamiento, amplio y con buenas vistas, como nosotros llegamos a mediodía directamente hicimos nuestra comida allí, antes de salir.No hay sombra, luego o venís preparados o tendréis que esperar más adelante para hacer vuestro picnic. Desde el aparcamiento parte en dirección oeste una pista de tierra en suave descenso que nos llevará en unos veinte minutos al lago Negro o de la Cueva. Antes de llegar al lago, al poco de empezar la ruta encuentras un mirador sobre el valle de Saliencia hacia Asturias que a mi me dejó sin habla, es de lo más bonito que he visto.










Luego, el lago se encuentra en un lugar espectacular y ya acceder a él será una delicia para toda la familia. También está la entrada a la mina de Santa Rita que en pleno verano como fuimos despedía una corriente glacial, que refrescaba nuestro cuerpo de la temperatura estival. Sólo nos acercamos un poco porque nos parece peligroso ante posibles derrumbes pero en ella se encuentran restos de túneles, galerías, pozos, antiguas construcciones, antiguos railes de vagonetas mineras… Al llegar al lago tienes un teito, una cabaña con el techo de paja rehabilitada y un sendero que rodea el lago por completo para verlo desde todas las perspectivas posibles. 
Nosotros íbamos con un bebé de meses con lo que no nos planteamos explorar mucho más pero a nada que caminemos, por lo que he visto en la red podrás alcanzar los lagos Cerveriz, Calabazosa, etc. Quizás el verano que viene nos animemos a subir de nuevo con las peques ya más mayorcitas para ver los que dicen son los lagos más bonitos de Asturias, aunque la fama (bien merecida sin duda) se la lleven los de Covadonga por ser también los más conocidos.
Lago de La Cueva o aquí si que parece, Lago Negro

Entrada a la mina de Santa Rita


El bebé mojó los pies también en este precioso lugar


viernes, 2 de noviembre de 2018

No Dejes Pasar Las Oportunidades

Un hombre recibió una noche la visita de un ángel, quien le comunicó que le esperaba un futuro fabuloso. Se le daría la oportunidad de hacerse rico, de lograr una posición importante y respetada dentro de la comunidad y de casarse con una mujer muy hermosa.

Ese hombre se pasó la vida esperando que los milagros prometidos llegasen, pero nunca lo hicieron, así que al final murió solo y pobre.

Cuando llegó a las puertas del cielo vio al ángel que le había visitado tiempo atrás y protestó:

-Me prometiste riqueza, una buena posición social y una bella esposa. ¡Me he pasado la vida esperando en vano!

-Yo no te hice esa promesa, replicó el ángel, te prometí la oportunidad de riqueza, una buena posición social y una esposa hermosa.

El hombre estaba realmente intrigado. “No entiendo lo que quieres decir”, confesó.

-¿Recuerdas que una vez tuviste la idea de montar un negocio, pero el miedo al fracaso te detuvo y nunca lo pusiste en práctica? El hombre asintió con un gesto.

-Al no decidirte, unos años más tarde se le dio la idea a otro hombre que no permitió que el miedo al fracaso le impidiera ponerla en práctica. Recordarás que se convirtió en uno de los hombres más ricos del reino.

-También recordarás, prosiguió el ángel, aquella ocasión en que un terremoto asoló la ciudad, derrumbó muchos edificios y miles de personas quedaron atrapadas en ellos. En aquella ocasión tuviste la oportunidad de ayudar a encontrar y rescatar a los supervivientes, pero no quisiste dejar tu hogar, solo por miedo a que los muchos saqueadores que había te robasen tus pertenencias. Así que ignoraste la petición de ayuda y te quedaste en casa. El hombre asintió con vergüenza.

-Esa fue tu gran oportunidad de salvarle la vida a cientos de personas, con lo que hubieras ganado el respeto de todos ellos, continuó el ángel.

-Por último, ¿recuerdas aquella hermosa mujer pelirroja, que te había atraído tanto? La creías incomparable a cualquier otra y nunca conociste a nadie igual. Sin embargo, pensaste que tal mujer no se casaría con alguien como tú y para evitar el rechazo, nunca llegaste a proponérselo.

El hombre volvió a asentir, pero ahora con lágrimas.

-Si amigo mío, ella podría haber sido tu esposa, dijo el ángel. Y con ella se te hubiera otorgado la bendición de tener hermosos hijos y multiplicar la felicidad en tu vida.

A todos se nos ofrece a diario muchas oportunidades, pero muy a menudo -como el hombre de la historia- las dejamos pasar por nuestros temores e inseguridades.

Pero tenemos una ventaja sobre el hombre del cuento.

¡Aún estamos vivos!





sábado, 20 de octubre de 2018

Crema de calabacín (III)

Si seguís a menudo el blog, sabéis que para las cenas me encantan cremas y sopitas ligeras. Si además es para los niños, siempre buscas alimentos que les gusten pero incorporando variaciones. Hoy os traigo la tercera versión de la crema de calabacín. Si hay una hortaliza todo terreno es el calabacín, ya que podemos encontrarlos todo el año en los mercados, y podemos usarlo para infinidad de recetas. A esta receta se han rendido mis hijas y como siempre, en el blog, fácil, sencillo y barato.
Esta receta es la típica y tradicional, una crema suave y ligera, que podemos acompañar de picatostes de pan crujientes o jamón salteado. Es una opción más para comer sano en casa, podéis optar también por una deliciosa crema de zanahoria o esta crema de coliflor. Calentitas, saludables y muy fáciles de preparar.

Ingredientes 
600 gr. de calabacín
1 cebolla mediana
1 patata mediana
100 ml de nata (podéis sustituirla por leche, incluso por leche de soja)
250 ml de caldo de verduras
Aceite de oliva virgen extra
Sal (al gusto)
Pimienta negra recién molida (opcional)

Elaboración:
Lo primero que hacemos es pelar y picar en juliana la cebolla, luego hacemos lo mismo con la patata, pero en este caso la cortamos en dados. Por último, añadimos aceite a una cacerola y sofreímos la patata y la cebolla 5 minutos a fuego medio. Añadimos sal al gusto.

 




A continuación, cortamos los calabacines en trozos, quitando la piel y picándolos en dados pequeños, añadiéndolos luego a la cazuela. Si quieres dar una nota de color, podrías utilizar parte de la piel del calabacín y añadirla junto con el resto de ingredientes.Mezclamos y seguimos cocinando unos 5 minutos a fuego medio, así irán ablandando las hortalizas.Salamos ligeramente de nuevo. Añadimos en este momento el caldo de verduras o en su defecto, si no tenéis caldo, agua caliente, de modo que cubra todas las verduras.Cocemos 20 minutos a fuego medio, tapando la cazuela, de manera que esté siempre hirviendo suavemente.















Una vez pasado este tiempo, retiramos del fuego,  añadimos la nata (si la queréis más ligera podéis usar leche evaporada, leche entera o leche desnatada) y mezclamos bien. Con el calor residual se irá haciendo suavmente, trituramos con la batidora y vamos comprobando el punto de la crema.


Queremos que quede ligera, no como un puré. Si nos ha quedado espesa, podemos añadir un poco más de caldo hasta conseguir la textura deseada.
Y con estos sencillos pasos ya estaría lista la crema de calabacín. Probamos y rectificamos de sal si es el caso. ¿Que os ha parecido, sencillo verdad? Mis peques han repetido, les ha encantado.
¿Os animáis a probar?



jueves, 13 de septiembre de 2018

Bizcocho de naranja y chocolate

Si, estáis leyendo bien. En pleno verano y en plena ola de calor estaba haciendo esto, bizcocho. El horno es algo que ahora en verano cuesta encenderlo, pero no puedo resistir la tentación, ahora que las niñas están de vacaciones  y gastan tantas energías, prepararles para los desayunos y meriendas estos dulces tan ricos y que tanto les encantan, así evitamos que consuman otras cosas menos recomendables y que a ellos tanto les gustan.
Además, me encanta el olor que queda en casa tras hornear estos bizcochos, que siempre nos hace recordar etapas familiares y entrañables, que esperemos sean los que tengan nuestros hijos con el tiempo.

Ingredientes:
100gr de pepitas de chocolate negro o con leche
250gr azúcar
1 naranja
3 huevos
100ml leche
100ml aceite
250gr harina
1 sobre de levadura
1 pellizco sal
Azúcar glass 
Elaboración:
Precalentar el horno a 180ºdurante al menos 10 minutos.
Ponemos el azúcar, los huevos, la naranja en cuartos con piel y todo y trituramos todo durante algunos minutos con ayuda de una batidora hasta conseguir una mezcla sin grumos y algo espumosa. Añadimos la naranja en trozos con piel y todo (bien lavada por supuesto y quitándole las  pepitas) pues he probado con ralladura y de esta forma y con la piel está mucho más rico y te aseguro que sólo es un toque de naranja en el sabor, suave. A continuación incorporamos el aceite, la leche y mezclamos.Luego, vamos añadiendo la harina tamizada, la levadura y la sal y mezclamos hasta tener una masa homogénea.



Volcamos las perlas de chocolate en la mezcla, removemos con movimientos envolventes para que se reparta bien por toda la masa y no se derritan las perlas. Colocamos en nuestro molde previamente engrasado o bien colocamos en el mismo un papel de horno.


Horneamos durante 60 minutos a 180º. Por lo que he podido ver cuando lo he hecho para mi horno este bizcocho necesita más tiempo que otros, supongo que debido al líquido que procede de la naranja le cuesta más hacerse.Con otros bizcochos más secos el tiempo que me tarda es alrededor de 40/45 minutos. Este tiempo puede variar dependiendo del horno que tengamos, tendremos la precaución de estar pendientes y pinchar con una aguja para comprobar que está listo. En mi caso tardó casi una hora en hacerse bien.


Sacamos, dejamos enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar y decoramos con azúcar glass. Antes de poner la masa en el molde podéis cortar unas rodajas de naranja finitas y colocarlas en la base, da un gusto fantástico y ademas si usas molde redondo podrás tener la decoración perfecta para tu bizcocho al darle la vuelta. También podéis optar por añadir ralladura de naranja y darle un toque en el horno, queda muy bueno. Otra idea que se me ocurre es hacer un glaseado de naranja con zumo de naranja y azúcar glass, os recuerdo como hacerlo, no puede ser más sencillo. Vertemos los 80 g de azúcar glass en un bol, añadimos las 2/3 cucharadas soperas de zumo de naranja y removemos hasta que se quede una pasta homogénea y de textura gomosa. Esta se deposita sobre el bizcocho una vez lo hayamos desmoldado y enfriado y se queda, despues de un tiempo de reposo, como una capa sólida, cristaliza. Ayudaros de una espátula o superficie plana para extenderlo sobre el bizcocho.

domingo, 15 de julio de 2018

Berenjenas rellenas de carne picada

Os traigo hoy una receta un poco diferente a lo que os tengo acostumbrados últimamente, es fácil pero un poco entretenida. Es algo que de pequeña me apetecía mucho pero lo de las berenjenas como que no eran muy comunes en mi pueblo, que tirábamos de lo que da la tierra. Ahora ya llega todo a todas partes y además, ahora que es temporada de ellas, a muy buen precio.



Con respecto a esta receta, deberíais saber que:

  • Las berenjenas se  caracterizan por la cantidad de antioxidantes que tienen.
  • Al trocear los alimentos aumentas la relación superficie/volumen del alimento con el medio de cocción y de este modo aumentará la rapidez y/o eficacia del cocinado.
  • El pimiento verde tiene propiedades diuréticas, es decir, facilita a la eliminación de líquido del organismo.

Ingredientes:
2 berenjenas medianas
300 gr de carne mitad cerdo mitad ternera
1 cebolla
2/3 dientes de ajo
100 g de tomate triturado
1 pimiento
150 g de queso para gratinar
Aceite de oliva virgen
Sal
Pimienta negra
Tomillo y Romero (1 cucharadita, mitad y mitad)

Elaboración:
Lavamos las berenjenas, las cortamos por la mitad y les quitamos la parte del tallo. Les hacemos varios cortes longitudinales a cada mitad y luego transversales, a modo de malla o rejilla. Hecho esto, las ponemos en una bandeja de horno, regamos la parte de la carne con un pequeño chorrito de aceite (la berenjena lo absorberá enseguida) y lo metemos en el horno, previamente calentado a 180ºC. Dejamos aquí unos 20 minutos

Por otro lado, cortamos la cebolla, el pimiento y el ajo en trozos muy pequeños y con ello hacemos un sofrito a fuego suave. Añadimos sal a la verdura para que sude y se haga mejor y por último le damos un toque de pimienta negra para realzar el sabor. Lo dejamos hacer unos 15 minutos. Podemos hacer esto en paralelo con las berenjenas en el horno.
Una vez se ha hecho la berenjena en el horno, las retiramos y dejamos que se templen un poco. Después, con una cuchara retiramos la pulpa, manteniendo la cáscara intacta, la cual reservamos. Al estar parcialmente horneada, se separará muy fácil. Añadimos la berenjena, previamente picada, al resto de verdura y lo removemos para integrarla bien.  


A continuación, añadimos la carne, procurando hacerla más pequeña con la cuchara de madera para que quede un relleno lo más uniforme, con los trozos de carne pequeños y lo más integrado con el resto de ingredientes.  Una vez han pasado unos 2/3 minutos, añadimos el tomate triturado y una cucharadita de tomillo y romero (mitad  tomillo y mitad romero) para darle un toque que os gustará mucho. También podríamos usar orégano en su lugar, que es lo más habitual, pero esta combinación a mi me ha encantado. Mezclamos bien los ingredientes y dejamos que se hagan unos 30 minutos a fuego suave para evaporar el agua y que se integren bien los sabores.


Una vez está listo, vamos rellenando las cáscaras que habíamos reservado previamente. Las cubrimos con queso parmesano y gratinamos unos 10 minutos al horno. 



Ya que estáis con el horno encendido y estáis en faena. Con aumentar un poco los ingredientes tendréis un plato perfecto para otro día ya que se pueden congelar una vez cocinadas antes de gratinarlas.




Con estos pasos, tendremos unas berenjenas rellenas de carne al horno que son un auténtico manjar, baratas de hacer y nada difíciles, ¿te animas a hacerlas en casa?