viernes, 30 de octubre de 2015

Crema de guisantes con crujiente de jamón

Bueno, pues esta es una receta que le dedico a una compi que tengo que me empezó a enumerar el tiempo que aguantan los alimentos en el congelador y dije... jolin, tengo unos guisantes que llevan ya ni se sabe, ¡hay que hacerlos o se me pierden! Podía hacer la típica receta de guisantes con jamón pero lo que me gusta a mí una crema... no me pude resistir, ultimamente no hago más que cremas. 

Por cierto, que si leisteis alguno de los posts anteriores decía que crema era aquello que llevaba algún producto lácteo en su elaboración... pues esta no lleva ninguno pero como es tan fina, no me llamaba llamarlo puré, la verda. 

No sé vosotros, pero yo cuando pienso en los guisantes, los considero tan poca cosa, tan humildes, que tuve curiosidad de conocer sus propiedades nutricionales, las cuales me sorprendieron bastante, tomad nota!



Propiedades nutricionales de los guisantes

Los guisantes forman parte de nuestra alimentación desde hace siglos, pero no precisamente por su acción medicinal, sino por su valor nutritivo, como alimento de aporte energético considerable. Aun así podemos destacar algunos efectos beneficiosos sobre la salud de los guisantes son:

Afecciones cardiacas: debido a su escaso contenido en sodio y grasa, y la elevada cantidad de potasio y contienen, los guisantes pueden ser considerados cardiosaludables. Es conveniente su utilización en la dieta de individuos que sufren insuficiencia cardiaca, degeneración del músculo cardíaco, angina de pecho, etc.
Diabetes: aunque su contenido en hidratos de carbono es considerable, éstos son de asimilación lenta (almidón) lo que facilita el control de la glucemia (niveles de glucosa en sangre).
Embarazo y lactancia: debido a su elevado contenido en potasio, otros minerales, vitaminas y proteínas (especialmente si se combina el consumo de guisantes y con cereales), su uso se recomienda especialmente en mujeres embarazadas y lactantes.
Trastorno del sistema nervioso: los guisantes son ricos en vitaminas del complejo B y minerales necesarios para el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Se aconseja su consumo en caso de debilidad nerviosa, irritabilidad, depresión, insomnio, etc.

Ingredientes
500 g de guisantes congelados
3 vasos de caldo de pollo
1 cebolla
1 puerro, sólo la parte blanca
Aceite de oliva virgen
Sal
2 lonchas de jamón serrano

Elaboración

Tras lavar bien las verduras, picamos la cebolla y el puerro para sofreirlas en una olla con una base de aceite de oliva durante unos 15 minutos, hasta que veamos que se han reblandecido. 




Una vez pasado este tiempo, incorporaremos los guisantes, removiendo un poco para que cojan un poco el sabor del sofrito y posteriormente, agregaremos del caldo de pollo. Tras esto, una vez empiece a hervir dejamos cocer la mezcla durante 20 minutos. En este momento, lo apartamos del fuego, triturando la mezcla en batidora hasta dejar la mezcla fina fina. Probamos y añadimos sal al gusto. A continuación, lo volvemos a dejar en el fuego otros 5 minutos más sin dejar de remover.




Por último, para realizar el crujiente de jamón, vamos a poner unas lonchas de jamón entre dos hojas de papel de cocina y las ponemos un minuto a potencia máxima en el microondas. Una vez se quede crujiente, lo desmenuzamos sobre la crema de guisantes que habremos depositado en cuencos para su presentación.




¡Queda buenísima y tiene un color tan alegre, que te olvidas que es otoño!
Espero os animéis a probarla.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...