miércoles, 22 de marzo de 2017

Toledo: la ciudad de las mil caras

Esta es una entrada que os debía. Si, si hay una ciudad con mil caras, que te enseña una diferente cada vez que vas, esa es Toledo. Porque la ciudad de las tres culturas (musulmana, judía y cristiana) conserva tesoros que no sólo se reducen a los monumentos más reseñables, sino al ambiente de sus calles, a detalles en las puertas y paredes. 

Es una ciudad que hemos visitado en múltiples ocasiones y en cada una de ellas hemos visto una cara diferente. También he de decir que en el 2007 nos quedamos un fin de semana con nuestros amigos Julen y Pilar que ejercieron de perfectos anfitriones mostrándonos los entresijos de la ciudad como no los habíamos visto antes. En esa ocasión no solo visitamos algunos monumentos sino también nos descubrieron el trabajo de los artesanos y lugares que no son tan conocidos por el turista habitual.

Me propongo en esta entrada mostraros un poco de todo con el permiso de Julen y espero hacer honor al encanto de esta ciudad a la que le debemos una próxima visita.

La advertencia que os tengo que hacer es que esto está basado en mi experiencia personal en las distintas ocasiones que hemos pasado por la ciudad. Por improvisación o por falta de tiempo no fuimos a lugares que aparecen en todas las guías como el museo del Greco o la iglesia de Santo Tomé (que contiene el famoso cuadro El entierro del señor de Orgaz, también de El Greco). En todo caso, os recomiendo lugares para disfrutar la ciudad tanto como lo hago yo cuando voy.

Os propongo las siguientes temáticas:

Grandes monumentos 

Si hay dos monumentos que llaman la atención al pisar la ciudad son el Alcázar y la catedral, porque saltan a primera vista, pero para mí los que más me gustaron (quizá porque no me lo esperaba) son el monasterio de San Juan de los Reyes y la sinagoga del Transito (o museo sefardí o iglesia de Santa María la Blanca).
De los dos primeros, en nuestro caso solo hemos visitado el interior de la catedral y he de decir que no hay que perdérselo. 
Catedral primada
Se nota la relevancia que la iglesia tuvo en la ciudad, tiene una riqueza interior como pocas: de lo más espectacular, que a mi me quedó grabado está el Transparente.Se trata de una zona, posterior al altar mayor, donde se halla una ventana oval que ilumina un retablo, todo ello barroco y que con la iluminación natural hacen de ese retablo algo único. No pude hacer una fotografía que saliese bien por lo que os pongo una que he encontrado en wikipedia para que os hagáis una idea.
En el tesoro encontrarás las principales obras de orfebrería relacionadas con la liturgia, principalmente custodias de una riqueza y tamaño espectaculares. Por supuesto que hay aún más lugares interesantes como la capilla mozárabe, el coro, pero no os quiero aburrir en detalles, merece la pena visitarla. 
Monasterio de San Juan de los Reyes
Si hay un monumento que me enamoró fue el monasterio de San Juan de los Reyes. Recuerdo que me la recomendó Julen especialmente porque no la pudimos visitar y que estaba especialmente contrariado por esto. 
El monasterio estaba pensado como panteón dinástico de los Reyes Católicos pero cambiaron de idea y sus restos reposan en Granada.Por tanto, al hacerse durante la época de los Reyes Católicos y a diferencia de la catedral, en su interior predomina el gótico, menos sobrecargado. Concretamente explican que se trata del gótico isabelino. Es una preciosidad de claustro y de paredes interiores, donde escudos, flores, hojas y una infinidad de filigranas esculpidas en piedra blanca los adornan.
En el exterior, llaman la atención las cadenas colgadas de los muros exteriores de la iglesia. Corresponden con los cautivos liberados en Granada, como símbolo del triunfo de los cristianos.



Museo Sefardí o Sinagoga del Tránsito
Fruto del agradecimiento del rey Pedro I, los judíos pudieron levantar la sinagoga de la que hablamos, la última que se construyó antes de la expulsión. Hoy día se conserva como museo sefardí, después de siglos en los que se fue deteriorando (fue barracón en las guerras napoleonicas). Data de 1336. Entre lo más reseñable están La Gran Sala de Oración y Galería de Mujeres(permitían que las mujeres pudieran ver el interior de la sinagoga para acceder al culto, ya que debían estar separadas de los hombres), decoradas con yeserías y artesonado mudéjar. Realmente magníficas ambas. En el Jardín de la Memoria podemos ver unas lápidas con inscripciones hebreas, Funciona a modo de necrópolis judía, y cuenta con la instalación multisensorial “Jardín Sonoro” (donde se reproducen los sonidos cotidianos de la judería). Hay unos bancos para descansar tranquilamente a la sombra.
Fuera ya de lo habitual que te pueda llamar la atención en un monumento me agradó profundamente visitarlo por conocer los rituales que tienen los judíos y como estaba relacionado con la historia de la ciudad, nunca lo había visto de cerca, aunque algún escritor que me gusta mucho (Noah Gordon) narra muchas veces acerca de los mismos. 
Me da cierta pena que se haya perdido esa tolerancia y respeto que tenía Toledo, ojalá podamos vivir los unos con los otros, vive y deja vivir...

Por no dejar una de las tres culturas sin incluir, la pequeña mezquita de la Luz también sería una buena opción a visitar. En nuestro caso, estaba cerrada cuando fuimos.


Miradores

Vistas desde el Parador de Toledo
Una de las primeras visitas que hicimos al llegar a Toledo con Julen y Pilar fue recalar en el parador Conde Orgaz para disfrutar de la maravillosa vista nocturna de la ciudad imperial. De día la vista es también impresionante, por lo que es frecuente que mucha gente, aunque no se aloje en el parador, suba a disfrutar de una agradable comida con unas vistas inmejorables de la ciudad.

El Mirador del Valle
Es el mirador por excelencia de la ciudad, pues las vistas que ofrece son de película. Creado en el siglo XVII, es el mirador más famoso de Toledo. Desde él, podrás contemplar el casco histórico con todo su esplendor rodeado por el río Tajo. Pintores como Sorolla, Picasso y el propio Greco quisieron plasmar lo que desde allí puede verse.Y si lo que quieres es enamorarte definitivamente, Toledo iluminado lo conseguirá.


Torres de la iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas
A pocos metros de la catedral,se encuentra la iglesia de San Ildefonso, conocida en Toledo como de los Jesuitas, un espléndido ejemplo del barroco, tiene una impresionante fachada retablo. Pero uno de sus encantos es la subida a la torre, otro de esos secretos que te cuentan amigos toledanos.Con su privilegiada ubicación, que la sitúa en uno de los puntos más altos de Toledo, permite una magnífica panorámica de Toledo desde sus torres.



Puertas monumentales

La primera vez que fuimos a Toledo, en tren cuando aún no había AVE (os recomiendo el AVE desde Madrid, es una autentica pasada ponerte en 20 minutos en Toledo), nos maravillamos con las puertas de acceso a la ciudad, su cantidad y su belleza. Te da idea de la importancia en su tiempo y del respeto por el patrimonio de la ciudad. 





Mudéjar


En la primera visita a la ciudad, donde accedimos a la misma por la puerta de Bisagra, salía a nuestro encuentro un estilo arquitectónico que nos llamaba la atención, ya que somos del norte y no habíamos hecho muchas incursiones para poder verlo. Se trata del mudéjar, ese estilo hispano-musulmán caracterizado por la utilización de elementos propios de estilo andalusí (azulejo, yeso, ladrillos...) Podréis encontrar a vuestro paso la iglesia de Santiago del Arrabal, Santo Tomé, el convento de la Madre de Dios... Todo esto me refiero a edificios, mudéjar también podréis encontar en alguna de las puertas anteriores.



Detalles arquitectónicos 

Aquí os quiero dar detalle de varios sitios que a lo mejor son menos mencionados o que simplemente no tienen mención pero que para mí no dejan de ser interesantes. Por ejemplo,  la iglesia del Cristo de la Vega y lugares o edificios de los cuales desconozco el nombre pero que me llamaron la atención paseando por la calle.

Otra curiosidad arquitectónica son los llamados cobertizos, los cuales podemos encontrar en su mayoría en la zona conventual de Toledo. Fueron construidos en la edad media para comunicar dos edificios próximos entre si y separados por una calle, evitando así que los vecinos de ambos edificios tuvieran que bajar a la calle. ( entre conventos y monasterios... ejem).Fueron prohibidos por Juana la Loca, aparte de por ser un sitio donde se acumulaban todo tipo de suciedad y residuos porque la ciudad era muy oscura y peligrosa por ello.Ella dictó que solo podrían sobrevivir aquellos cuya altura alcanzaba un caballero montado en su caballo y armado con una lanza.

El Cobertizo de Santo Domingo el Real es uno de los cobertizos más importantes y largos de la ciudad. Se trata de una vía pública cubierta debido a que sobre él se comunican entre diferentes edificios los conventos de la zona.

También existe una calle cerrada con una puerta, por mucho que he intentado buscarla para mencionaros su nombre o situación, no la he encontrado, sólo os puedo dar fe con esta fotografía.



También os podréis encontrar con ventanucos pequeñisimos con escritura árabe, magníficos portones o las argollas para atar caballos que encontraréis en algunas fachadas, los patios toledanos...


Arquitectura popular

Los edificios que componen la ciudad, sin ser muchos de relevancia artística, tienen una belleza singular, caracterizados por su rejería, sus balcones, sus patios... os dejo una pequeña muestra de ello...





Gastronomía

Como no podía ser menos en una ciudad poblada por conventos y monasterios, los dulces son una de sus especialidades, concretamente los mazapanes. Puedo dar fe de lo buenos que están los de la confitería Santo Tomé, con una de sus sedes en la plaza Zocodover, la plaza "principal" de la ciudad. 

Artesanía


Es sobradamente conocida la fama de Toledo como artesanos del acero y podrás ver por la ciudad numerosas tiendas donde ofrecen armaduras, espadas... pero también es especial el arte del damasquinado y como lo elaboran aún hoy los artesanos de la zona, de los cuales doy muestra. No os perdáis tampoco las tiendas de alfarería y la técnica de la cuerda seca, precioso.

Ya por último, os incluyo unas cuantas imágenes que dan cuenta del encanto que destila la ciudad:







Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...