domingo, 28 de junio de 2015

Parques El hormiguero/ El espacio Alcobendas

La entrada de hoy está dedicada a otra de las numerosas excursiones que hemos hecho con el fin de divertir y sorprender a nuestra pequeña y también, como no por encontrar algún parque más adaptado a los más pequeños de la casa, que parece que siempre se tienen que conformar con un columpio y poco más.


Para la entrada de hoy propongo dos parques, muy cercano uno del otro y bastante originales. El primero de ellos es conocido como el Hormiguero, por una de las atracciones que incorpora en su interior una estructura compuestas por dos grandes celosías metálicas, separadas apenas por un metro, donde hay todo un mundo de pasadizos, toboganes, trampas, agujeros, etc, que se asemeja a un terrario de hormigas, de ahí su nombre. 


Esta atracción se halla en la parte central del parque, con hierba artificial a su alrededor y rodeado de asientos con forma de lacasitos gigantes de colores, sobre caminos también multicolores.


Hay múltiples estructuras de diferentes formas que parecen inútiles o incompresibles para los niños, pero en el tiempo que estuve allí me sorprendieron como se divertían con ellas. Además, cuenta con un megacolumpio en el que los peques se pueden hasta se pueden tumbar y con un suelo compuesto por pequeñas piedrecitas en lugar de la (asquerosa) arena. Se lo pasan pipa tanto en el columpio como rebozándose en esas piedras. 








También consta de una zona infantil para los más pequeños, con el suelo de caucho y con divertidos asientos de colores en forma de setas. 

Un tobogán con opciones tanto para los más chiquitines que apenas suben las escaleras como para los más intrépidos que ya escalan más fácilmente y pueden usar escalas de cuerda. 



Y ahora nos vamos al espacio, el siguiente parque representa un paisaje lunar con dos grandes naves espaciales de las que salen toboganes, vehículos lunares, cohetes, cráteres, estrellas. Los pequeños podrán disfrutar de la sensación de subirse a un vehículo espacial o simular la ingravidez de los astronautas en la tirolina o el balancín giratorio. También hay columpios para los más pequeños, más cerca de la tierra, jeje...






Cada vez que visitamos uno de estos maravillosos parques con los que nos regala la comunidad de Madrid es inevitable pensar en los tiempos de nuestra niñez donde los columpios en los que nos divertíamos eran estructuras muy simples, oxidadas... con zonas cortantes, salientes en punta... y no nos pasaba nada... de milagro. Con sus barras de hierro lacado frente al brillante aluminio que no se oxida. Con sus neumáticos colgados de cadenas frente a los asientos de los que no se puede caer. Con sus charcos frente al siempre seco caucho de goma. Parece que para estas cosas si que hemos avanzado.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...