lunes, 23 de septiembre de 2013

Ruta del desfiladero de las Xanas


Para los amantes de la naturaleza y el senderismo, aquí os dejo la última ruta que he realizado, el Desfiladero de las Xanas, que recibe su nombre de las Xanas de la mitología asturiana. 


El desfiladero de las Xanas es considerado como el “mini Cares”. Es considerado el hermano pequeño de la Ruta del Cares, con una longitud inferior y apto para todas las edades. El impresionante conjunto natural hizo que en el 2002 fuese declarado Monumento Natural por el Principado de Asturias. Para hacer la ruta de las Xanas hemos de disponer de entre tres horas y cuatro horas, que nos bastarán para atravesar esta garganta natural y dar la vuelta a nuestro punto de partida tranquilamente y disfrutando de cada una de rincones de la ruta.

Las Xanas son seres mitológicos que tienen la apariencia de mujeres jóvenes, de gran belleza, con cabellera larga y rubia. se aparecen preferentemente de noche o en torno a la mañana de San Juan en fuentes, cuevas y riberas de ríos. Visten sayas largas al modo del país o vestiduras blancas, algunas incluso van desnudas. Acostumbran a peinarse con peines de oro y tienen gallinas y polluelos del mismo metal. En algunos casos son dueñas de cabezas de ganado vacuno e incluso suelen aparecerse disponiendo sus riquezas en algún claro del bosque.Este personaje sale la noche de San Juan a romper su encantamiento: bailando, lavando y tendiendo sus ropas. También hace ovillos de hilo de oro y plata que regala a los pastores. Posee grandes tesoros y paga con ellos a quien le presta algún servicio haciendo ricas a las personas que la liberen de su encantamiento.
Representación de una Xana

La senda se encuentra entre los concejos asturianos de Santo Adriano, Quirós y Proaza, y se recorre mediante una senda excavada en la montaña. A principios de los años 30, se empieza la construcción de una carretera, con el fin de comunicar los pueblos de Pedroveya, Rebollada y Dosango con el valle del Trubia. Sin embargo, este proyecto no llegó a culminar en toda su envergadura, quedando reducido a una estrecha senda.

Aquí se puede observar el camino recortado en la roca de la ladera de la montaña, al inicio de la ruta
El relieve es muy abrupto, con altas paredes verticales y laderas de fuertes pendientes, a través del cual discurre el arroyo de Las Xanas o Viescas. En la zona más escarpada de la senda, hay puntos que los que puede haber hasta ochenta o noventa metros de caída hasta el río. El desfiladero alcanza los dos kilómetros de longitud, con desplomes verticales espectaculares.
Desfiladero de las Xanas

El Desfiladero de las Xanas es una ruta sencilla para toda la familia, que comienza en un parking a unos trescientos metros antes del pueblo de Villanueva, en Proaza, según se viene de Oviedo. Al empezar la ruta atravesamos una zona de piedras acumuladas, siendo la subida inicial un poco empinada, pero enseguida termina y el resto del camino, hasta el prado del final, es prácticamente llano. A continuación atravesamos el Desfiladero de las Xanas, que da nombre a la ruta, a través de un camino que ha sido escarbado en la misma roca.



En algunas partes nos impresionan sus paredes completamente verticales. Asomarse al borde del desfiladero en estas zonas da un poco de respeto, sobre todo si se padece vértigo.
En nuestro caminar hasta Pedroveya iremos atravesando varios túneles excavados en la propia roca.
Uno de los túneles que atravesaremos

Camino excavado en la roca, con pasamanos para quien lo requiera, menudo vértigo




Arroyo de las Xanas

El río, que antes lo llevábamos muy por debajo de nuestros pies, ahora está a nuestra altura. Aún así no vimos ninguna Xana por el camino...

Puente de madera cercano al bifucarción que lleva a Pedroveya

Al poco de dejar atrás el último túnel del desfiladero, llegamos a un  bosque que tendremos que atravesar y pasar sobre un pequeño puente de madera sobre el río. Poco después dejaremos a nuestra izquierda un molino de piedra abandonado y derruido, y unos metros más adelante aparecerá una bifurcación que nos permite dos opciones para continuar con nuestra ruta:
1.- Continuar recto, volver a pasar sobre otro puente de madera sobre el río, y a continuación subir un prado con bastante pendiente. Este camino es más directo pero bastante empinado.
2.- Tomar el desvío de la derecha, siguiendo el sendero, nos encontramos con las ruinas de un antiguo molino y más adelante un largo tramo de escaleras con peldaños de traviesas de ferrocarril. Esta vía es más larga, pero la subida es más suave.
Al final del camino se puede ver la ermita de Pedroveya
En ambos casos terminaremos en la iglesia del cementerio de Pedroveya, lugar escogido por muchos caminantes para recuperar fuerzas echando el diente a sus bocadillos y disfrutando del relajante canto de los pájaros, la bucólica compañía de las ovejas y de los nobles mastines que las acompañan.
A unos 500 metros está Pedroveya, donde mucha gente acude a comer en el único bar del pueblo, que tiene fama de bueno y barato pero donde, precisamente por esta fama, conseguir mesa  en temporada alta o fin de semana es casi misión imposible.



Casona tipica asturiana, con una maniega y una criba colgadas en su balconada


Hórreo típico asturiano con riestras de maíz, cebolla y ajos.A la espalda del mismo, casa Generosa, que hace honor al nombre, al abrir su bar para darnos una coca-cola cuando ya habían cerrado.

Ya en el pueblo de Pedroveya con los tradicionales hórreos y panoyas de maíz.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...