viernes, 14 de octubre de 2016

Parque Juan Carlos I

El parque que os traigo hoy es uno de los mayores de Madrid junto con el Retiro y la Casa de Campo. Fue inaugurado en 1992, con motivo de la candidatura de Madrid a Ciudad Europea de la Cultura.Con el Parque se recuperó una zona altamente degradada (era parcialmente un vertedero) respetando un olivar centenario existente, conocido como el olivar de la Hinojosa.

Se trata de un parque urbano, situado a pie de metro (línea 5, El Capricho; línea 8, Campo de las Naciones), en la zona entre el Palacio de Congresos y el Aeropuerto. 

Para la época se trataba de un nuevo concepto de parque, un parque contemporáneo: un lugar con tortugas, posibilidad de pesca, alquiler de bicicletas/carril bici o alquiler de piraguas, lugar de vuelo de cometas, grandes extensiones de prado para tomar el sol, estufa fría, una zona de jardines que representan las tres culturas (judía, cristiana y musulmana), los restos del antiguo olivar, columpios de diseño o un museo de escultura contemporánea al aire libre. Además, cada media hora, un trenecito recorre el parque de forma gratuita. Los fines de semana se organizan multitud de talleres para los más pequeños y alguno, como de gimnasia también para adultos. (Parte los organiza el ayuntamiento y parte la Federación Madrileña de Piragüismo).

Hoy, casi veinticinco años después, los árboles han crecido y el parque es un lugar de esparcimiento y ocio para todos los madrileños, donde puedes alquilar una bicicleta, montar en trenecito o apuntarte a uno de los talleres que organiza el Ayuntamiento. 


Horario 
  • De junio a septiembre: viernes y sábados de 7 a 3 horas. Resto de la semana de 7 a 1 horas
  • De octubre a mayo: viernes y sábados de 7 a 0 horas. Resto de la semana de 7 a 23 horas
Transporte más próximo 
  • Metro: Campo de las Naciones
  • Bus: 112 , 122 , 104, 105 , SE Canillejas - Feria de Madrid ( Sólo días de feria )
Equipamiento / Servicios 
  • Canchas deportivas. Juegos infantiles y para mayores. Catamarán. Tren de paseo. Préstamo de bicicletas. Circuito de bicicletas de montaña. Sendas (botánica, esculturas y Tres Culturas). Área canina. Talleres infantiles. Campamentos. Área de ejercitación física. Aparcamientos. Cursos de piragüismo ( a partir de enero 2008, impartidos por la Federación Madrileña de Piragüismo). Pesca sin muerte en el Lago, Ciclismo y piragüismo adaptado para discapacitados (Fundación También)
  • Área canina:  zona en la que los perros pueden estar suelos en cualquier horario en el que el parque está abierto y hacer sus necesidades siempre que los dueños las recojan.Ubicación:en el centro del Parque, cerca de la Plaza Central
  • La Estufa Fría (Invernadero para plantas exóticas) 
Por otro lado, os pongo alguno de los monumentos más representativos del parque, así como alguna fotografía del interior de la estufa fría:
la estatua "Manolona Opus 397" (Miguel Berrocal)

Arruf. Encuentros

Espacio México (Andrés Casillas y Margarita García Cornejo)

Dedos. Irarrazábal
En medio de este parque podemos encontrar un edificio denominado estufa fría, yo ya conocía otra maravilla igual de mi viaje estudiantil a Lisboa, donde tienen una estufa fría y otra cliente. Se trata de una especie de invernadero, pero más avanzado, se adecúa el terreno y el clima para favorecer el cultivo de plantas u árboles que de otro modo no sería posible o sufrirían mucho. Así, aquí para evitar las heladas, la estufa está orientada al sur y el lado norte está cerrado pero abierta al río, que con su humedad favorece un clima más benévolo.También dispone de una zona de parasoles para evitar el pleno sol del verano y conservar el calor y la humedad. La humedad se consigue también por unas grandes fuentes laterales que resbalan por los muros así como gracias a aspersores. Dentro de la estufa fría podremos encontrar distintos jardines: mediterráneo, zen, palmeras, plantas acuáticas, helechos, naranjos, etc...

Entrada a la estufa fría 








A continuación os incluyo el detalle de la zona del parque dedicada a las tres culturas: cristiana, judía y musulmana. Se conmemoraba la celebración en Madrid de la Conferencia de la Paz entre árabes y judíos en  1992. 

Incluyo en primer lugar un rincón del Jardín Cristiano, conocido con el nombre de "Claustro de las Cántigas" en recuerdo del Rey Alfonso X el Sabio, protector de la coexistencia de las tres grandes religiones, impulsor de las artes y la cultura y autor de "Cántigas de Santa María".


Al adentrarnos en el jardín, llegaremos a un Templete con un diseño basado en las miniaturas dibujadas en las Cántigas y que hace referencia a la arquitectura de las catedrales góticas: el crucero de los templos cristianos situado en el cruce de los dos caminos que atraviesan el parque; la gran altura de las catedrales está presente en las proporciones existentes entre su altura y su pequeña planta; el recogimiento de las iglesias al disponer de un techo bajo el que guarecernos; y, finalmente, los tragaluces de que dispone en el techo, que nos pueden hacer recordar las maravillosas vidrieras de tantos templos góticos.
Zona cristiana

El siguiente recorrido lo haremos por el Jardín Judío, también llamado "Vergel de Granados". Para los judíos era de gran importancia estos espacios para la vida agrícola, base de su economía. Sin embargo, se les da también un uso como  lugar de recreo. Éste jardín se basa en un cuadrado perfecto que se orienta en torno a los cuatro puntos cardinales y, rodeada por una muralla, se divide entre las doce tribus de Israel a partes iguales, cada una con su puerta. El Jardín Judío que vemos aquí está presidido por una gran Fuente y está rodeado de lo que serían restos de Murallas. De esa manera, quedan separados el vergel interior y el desierto exterior.
Zona judía
A continuación accedemos al Jardín Islámico, o "Estancia de las Delicias", en el cual está representado el Paraíso como era para ellos,  lugares únicos en mitad del desierto donde poder descansar y reflexionar, a la par que proporcionar alimento. En el Jardín Islámico, el agua cobra una especial importancia, ya que no sólo simboliza el origen de la vida, sino que también es un elemento evocador gracias a las fragancias, sonidos, colores, etc. Por ello, en el centro hay una Fuente de la que emana el agua. Además, la geometría del espacio ayuda a dar al paseante una mayor sensación de tranquilidad frente al caos exterior, todo ello acentuado por las diferentes alturas de la construcción, así como por la vegetación que nos rodea.Dominándolo todo, encontramos el Pabellón, en el centro del jardín. En él se imitan algunas de las líneas de la arquitectura árabe como es la panelación octogonal y los arcos de herradura.

Jardín de las Tres Culturas, Fuente islámica
Una vez que atravesamos cualquiera de las puertas del Pabellón, encontramos en su centro una Fuente de mármol de la que brota el agua, metáfora del origen de la vida. Este elemento se encuentra enmarcado en una estrella de ocho puntas, hundiéndose en un nivel inferior que hace que el agua caiga en una especie de embalse desde donde se distribuirá por el resto del recinto.
Zona musulmana



Zona judía, con el huerto 
Las puertas del Paraíso con el árbol simbólico para las tres culturas, la palmera
A continuación, incluyo también un detalle de diversos lugares de recreo del parque, es tan extenso que tienes para todos los gustos, desde una pradera a la sombra de los pinos, cerca del Jardín de las Tres Culturas, pasando por las zonas "fluviales", en las cuales podéis ver el trenecito que recorre el parque de forma gratuita.







Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...