martes, 9 de agosto de 2016

Parque de la Quinta de la Fuente del Berro

Hoy os traigo otro recorrido por uno de los parques de Madrid. En concreto este tampoco es uno de los que más suena pero está en una zona bastante visible y accesible, justo debajo del Pirulí, al lado de O'Donnell y la M-30. Sí, puede parecer que es lo contrario a un parque, pero es un alivio en medio de la ciudad y la autopista donde fuimos un día en busca de refugio frente al insoportable calor madrileño en pleno mes de julio.
Aunque es un espacio por descubrir, tiene ciertos peros, no es apto para todos los públicos ya que es un parque con desniveles y en algún punto hay que subir y bajar escaleras. Eso sí son de piedra o madera pero para las sillas de ruedas y carritos de bebé es un gran inconveniente. Si vamos con niños muy pequeños lo mejor es optar por la mochila de porteo, aunque también podemos reducir a los edificios a los que se acceden desde las escaleras y disfrutar de la mayor parte del parque, nosotros fuimos con un bebé de ocho meses que no caminaba aún y pudimos abarcar gran parte del mismo. 



El jardín de la Quinta de la Fuente del Berro dispone de magníficos árboles y arbustos y una serie de elementos figurativos singulares, como es el monumento de la Fuente del Berro, cuyas aguas originariamente proveyeron a la cas real del siglo XVII hasta el XIX. 
La estatua dedicada al que es considerado el mejor poeta ruso de todos los tiempos,  Aleksandr Pushkin. fue regalada por la Unión Soviética al pueblo de Madrid en 1981, También el gobierno de España les otorgó a nuestro embajador literario más internacional para un parque en Moscú, Cervantes. Se encuentra en el Parque de la Amistad de la capital rusa.También existe un monumento dedicado a Gustavo Adolfo Bécquer, escritor romántico cuyo  libro más conocido es el titulado "Rimas y leyendas".


Es un parque muy alegre, mientras camináis escuchando el canto de los pájaros, os podréis encontrar a niños jugando a la pelota, a abuelos cuidando de sus nietos más pequeños y papás empujando a los niños en los columpios o en el tobogán. Es un lugar excelente para salir un poco del estrés ocasionado en la capital, el paseo por este lugar  te tranquilizará y te ayudará a renovar las pilas. 

En el parque hay gran variedad de árboles como Olmos, Cipreses, Secuoyas, Tejos, Avellanos, Tilos, Pinos, Cedros, Hayas y Madroños, entre otras especies.

Encontramos un pequeño estanque, donde sus aguas cristalinas reflejan como un espejo el verdor de los árboles que lo rodean.
Orientados por el ruido del agua al caer llegamos a una preciosa cascada, otro de los bonitos rincones de este parque.Los rayos del sol se reflejan en las cristalinas gotas creando un efecto plateado que se compagina con el verdor de la vegetación.

Cuando caminamos por el parque comprendemos porque las figuras que encontramos son de poetas y músicos, pues no podrían encontrar un sitio más apropiado para su inspiración.

Espero que os guste este rincón de Madrid poco conocido.

¿Soñamos?
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...