Mientras soñaba Un espacio para compartir todo aquello que se me pase por la cabeza. Pensamientos, viajes, naturaleza, cocina, moda, música... ¡Anímate a soñar conmigo!

domingo, 31 de julio de 2016

Cuentas

Recuerdo perfectamente que una noche, en la parrilla del hotel Ritz, un panameño, Ricardo Pino, hombre extraordinario, empezó una sesión escribiendo en una pizarra unos números; eran simplemente unas sumas. Escribió seis sumas y en dos de ellas había equivocaciones, las otras cuatro estaban bien. Al terminar las seis sumas pidió al auditorio que, por favor, le hicieran comentarios de lo hecho. Todo el mundo se le echó encima diciendo: atención a la suma número 3, le falta el signo de suma, y 4 mas 6 no son 8, sino 10; y llevamos 1; y en la número 5 pasa que 2+2 no son cinco.
El fue preguntando, ¿no hay nadie que tenga nada mas que decirme respecto al trabajo que he hecho?; nadie contesto y el, volviéndose al auditorio, dijo: pensemos que desafortunadamente la relación nuestra ante una pizarra con seis sumas, cuatro de las cuales estaban bien y dos mal, es la que hemos tenido: nos dedicamos a criticar y a chillar contra las dos sumas que no estaban bien, pero no felicitamos al autor por las cuatro que ha hecho bien. Igual acostumbramos a hacer en la vida. Este es realmente el trato que damos a nuestras relaciones humanas, con esposa, hijos, amigos y compañeros.

Sepamos decir una palabra de elogio, una palabra de agradecimiento por las cosas que están bien y que nos gustan, veremos que con ello estimularemos a los demás a hacer las cosas mejor y al mismo tiempo nos sentiremos mas satisfechos de nosotros mismos al ser sensible a todo lo bueno y lo bello que nos rodea. Al juzgar, tengamos en cuenta que debemos aportar luz y no calor, y que “LAS FALTAS SON GRANDES CUANDO EL AMOR ES PEQUEÑO”.
Para ser sensibles ante el prójimo hay que dedicarle tiempo.

viernes, 29 de julio de 2016

Leyenda de los indios Nativos Americanos

Cuenta una vieja leyenda Sioux, que un día Toro Bravo, el más valiente y honorable de los guerreros, y Nube azul, la bellísima hija del jefe de la tribu, llegaron a la tienda del anciano sabio de la aldea a pedir consejo.

Nos amamos –empezó el joven- y nos vamos a casar –prosiguió ella- Y tenemos tanto miedo de perdernos, que venimos a rogarle que nos haga un conjuro o un hechizo, o nos entregue un talismán para que nos proteja y garantice que estemos juntos hasta la muerte. ¿Hay algo que pueda hacer por nosotros?”

El anciano se emocionó mucho al verlos tan jóvenes, tan enamorados y esperando su consejo con tanto anhelo.

Habría algo – dijo- pero no sé si sea un reto muy difícil, pues implica gran sacrificio.

Haremos lo que sea – respondieron al unísono los enamorados-

Nube Azul –dijo el anciano- ¿ves ese monte al norte de la aldea? Tendrás que escalarlo sola, y, sin más armas que tus manos y una red, atrapar al halcón más bello y vigoroso que jamás se haya visto. Si logras atraparlo, deberás traerlo vivo al tercer día después de la luna llena. Esa es tu misión.

Y tú, Toro Bravo, -continuó el sabio- tendrás que escalar la montaña del trueno y cuando alcances la cima, deberás capturar, sin hacerle daño, a la más valiente de las águilas, usando sólo tus manos y una red, para traerla el mismo día del regreso de Nube Azul.

Ahora, partan, ordenó el anciano.

Los jóvenes se abrazaron con ternura y luego emprendieron su camino, ella al norte, y él hacia el sur de la aldea, para cumplir con las misiones encomendadas.

El día señalado, los amantes regresaron a la tienda del anciano, cargando cada uno el ave que le había sido pedida. Eran, en verdad, unos hermosos ejemplares.

¿Qué debemos hacer ahora? preguntó Toro Bravo, ¿Debemos matarlas y beber su honorable sangre?

No, respondió el anciano.

¿Debemos cocinarlas y comer su carne preciosa? preguntó ella.

No -repitió el sabio-, ahora deben atarlas entre sí por sus patas, con estas tiras de cuero, y luego dejarlas para que vuelen libres.

La joven pareja hizo lo que se les había ordenado y soltaron las aves. El águila y el halcón intentaron levantar el vuelo varias veces pero lo único que conseguían era terminar cada vez, revolcadas en el suelo.

Después de muchos intentos, irritadas y frustradas por su incapacidad para volar, empezaron atacarse con sus picos, haciéndose mucho daño. Este es el conjuro que pidieron, dijo el anciano, nunca olviden lo que acaban de ver. Ustedes son como el águila y el halcón. Si se atan el uno al otro, así sea por su inmenso amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que terminarán lastimándose inevitablemente.
Si quieren que su amor perdure, vuelen juntos,
pero jamás atados.

jueves, 28 de julio de 2016

Un día en Faunia

Hoy toca otro plan para los pequeños de la casa, fomentando el amor por los animales. Hoy toca hablar de Faunia, que tiene la ventaja de tener muchos de sus animales bajo techo con lo que facilita su visita en un día de lluvia. Los animales que veremos aquí suelen ser de pequeño tamaño, no como en el zoo. Ahora bien, Faunia ofrece una visita más cuidada como las zonas adaptadas a los entornos de los animales (la Jungla) y todo ello desde una orientación didáctica, de interacción, orientado sobre todo a los niños, pero que los adultos disfrutan con fruición.




Las entradas son un poco caras pero hay ofertas en la web, en descuentos que te dan en algunas tiendas, en revistas, etc, es difícil que no encuentres uno y algunos de hasta el 50%. Por otro lado, los menores de 3 años no pagan, con lo cual es una edad ideal para hacer su primera visita. 





La visita va a durar varias horas, sólo para intentar ver todos los animales, si además asistes a alguno de los espectáculos se puede alargar. Nosotros estaríamos 6 o 7 horas, con lo que o te llevas comida o bien puedes optar por alguno de sus restaurantes (los hay buffet, de hamburguesas o máquinas). 




Aunque la mayoría de los animales son salvajes tienen una sección de granja que suele encantar a los más pequeños, además te "ofrecen" comida para las cabras en muchas zonas y a los peques les encanta. 

Sorprende la cantidad de animales que podemos ver en libertad en el parque y con los cuales se puede interactuar. Patos de colores, flamencos, los pelícanos buscando comida o bien los inquietos y juguetones perrillos de las praderas, todos en libertad.

En las zonas cerradas podremos disfrutar de los animales en un entorno muy similar a su hábitat, en la Jungla podremos ver los espectaculares colores de los tucanes, en el acuario ver enormes peces por encima de nuestras cabezas y en el Polo, para mí lo mejor, los divertidos y bellísimos pingüinos. 

Os dejo una pequeña muestra de lo que vimos y me despido hasta la próxima entrada. Espero os guste, ¿soñamos? Siempre podéis dejar vuestros comentarios si os animáis.




miércoles, 20 de julio de 2016

Potaje de garbanzos a la tomatina

A más de uno os parecerá una locura con las temperaturas de estos días, pero estaba pensando que hacía mucho que no hacía nada con garbanzos, que hay que comer legumbres y tenía unos cuantos ahí en el armario sin darles salida, por lo que cuando vi esta receta, que no lleva nada de grasa y sí tantas cosas para aportarle sabor, pensé que podría ser una buena idea. Como veréis, no tiene mucha dificultad y es una forma diferente de comer garbanzos al típico cocido.


Ingredientes:
150 gr. de garbanzos.
2 tomates.
1 cebolla.
1 diente de ajo.
12 tomates secos hidratados.
30 gr. de almendra tostada.
1 rebanada de pan de molde.
1 cucharadita de pimiento choricero.
Media cucharadita de romero.
Media cucharadita de tomillo.
Caldo de verduras.
2 hojas de laurel.
Aceite de oliva.
Sal.

Preparación:
Ponemos los garbanzos en remojo el día anterior con agua y sal.En otro bol, hidratamos los tomates secos durante 3 o 4 horas.

Al día siguiente, eliminamos el agua del remojo de los garbanzos, los pasamos por el chorro de agua fría y reservamos. 







Por otro lado, picamos fina la cebolla y sofreímos en una olla con un chorro de aceite que cubra el fondo y un poco más. Cuando se empiece a pochar, añadimos los tomates pelados y cortados en cuadraditos. Añadimos entonces una pizca de pimienta, sal y el pimiento choricero. Cocinamos a fuego medio durante 10 minutos.




Mientras tanto, añadimos al vaso de la batidora los tomates secos, un diente de ajo, la rebanada de pan de molde tostada, sal, romero y tomillo y lo trituramos. Una vez esté bien triturado, lo añadimos a la olla, removemos y lo cocinamos unos 5 minutos más. 




A continuación, añadimos los garbanzos escurridos, el laurel, el resto de tomates deshidratados y lo cubrimos con caldo de verduras un par de dedos por encima del resto de ingredientes. Tapamos la olla y dejamos unos 35 minutos a fuego medio desde que empiece a salir el vapor.  Et voilà! A disfrutar!




domingo, 17 de julio de 2016

El Sabio

Un sabio, cierta tarde, llegó a la ciudad de Akbar. La gente no dio mucha importancia a su presencia, y sus enseñanzas no consiguieron interesar a la población. Incluso después de algún tiempo llegó a ser motivo de risas y burlas de los habitantes de la ciudad.

Un día, mientras paseaba por la calle principal de Akbar, un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo. En vez de fingir que los ignoraba, el sabio se acercó a ellos y los bendijo.

Uno de los hombres comentó:
- "¿Es posible que, además, sea usted sordo? ¡Gritamos cosas horribles y usted nos responde con bellas palabras!".


"Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer LO QUE TIENE" -fue la respuesta del sabio-.



miércoles, 13 de julio de 2016

Sendero a las Cascadas de Puente Ra (La Rioja)

La ruta que traigo hoy es una que hicimos hará hace un año más o menos por la sierra Cebollera, en la provincia de La Rioja lindando ya con la provincia de Soria. Buscábamos una ruta por la zona, pues habíamos ido a conocer Santo Domingo de la Calzada, San Millán de la Cogolla, etc, y queríamos ver algo de naturaleza antes de volvernos a casa (en los lugares anteriores habíamos ido de monasterio en monasterio, la verdad que todos preciosos, no dejéis de conocer la zona, verde y con unos monumentos y una gastronomía espectacular. )






De vuelta a Madrid, nos acercamos al pueblo de Villanueva de Cameros, desde Logroño la carretera a Soria, la N-111. Una vez aquí nos informamos de las rutas disponibles en el Centro de Interpretación del parque y seguimos la carretera que dirije a la ermita de Lomos de Orios, dejando a un lado el camping "Los Cameros" y pasando el área recreativa de "El Achicuelo". En este punto la carretera se bifurca. El ramal de la izquierada cruza el río y se dirije a la ermita mencionada, pero nosotros continuamos por la de la derecha y en un kilómetro aproximadamente llegamos a la confluencia de los ríos Iregua y Puente Ra, que es donde aparcamos el coche. 












Comenzamos a andar por la pista aún asfaltada durante unos 200 metros, remontando el arroyo de Puente Ra. A la media hora, la pista cruza el arroyo y continúa ascendiendo por la orilla contraria. Es todo recto, con una ligera pendiente. Lo malo, que para subir, aunque no es complicado, el terreno en esos momentos estaba lleno de piedras y tuvimos que dejar la silla y subir con nuestra niña a cuesta, pues no era práctico de otro modo. En llegar a las cascadas tardaríamos una hora y media o así, hay varias cascadas, a partir de las cuales la pista desaparece y se transforma en sendero. Como no disponíamos de más tiempo, dimos la vuelta sobre el mismo camino y nos volvimos. 




























Es un camino agradable, a la sombra, al lado del río que está muy bien para ir con niños. Quizás en la bajada para ver la cascada en su plenitud hay que tener cuidado por las piedras y la inestabilidad, pero por llevar un bebé contigo, no para niños ya experimentados en caminar.


lunes, 11 de julio de 2016

Pensamientos del Corazón

La Vida es maravillosa: cada día nos ofrece la oportunidad de empezar de nuevo.
Nacemos al despertar y morimos al acostarnos.
Es un proceso de renovación CONSTANTE.
Recuerda algún momento en que creíste que no tenías salida.
¿Cómo lo ves AHORA?
El Sol ha seguido saliendo,
la Tierra ha seguido girando y tú sigues aquí,
puesto que lo estás recordando.
Da gracias por vivir en ésta época en que disfrutamos
de tantas vías de crecimiento personal
y medios de difusión.
Cada época nos ofrece NUEVAS formas de evolucionar internamente.
No añores el pasado, bendícelo y aprovecha TODO lo que te ha enseñado.

Ten PRESENTE que lo que piensas y dices se convierte
en experiencias. Presta siempre ATENCIÓN a tu forma
de pensar, de hablar y de sentir para adecuar tu vida a tus sueños.
Si tenemos pensamientos
y sentimientos negativos, no es extraño
que nuestra vida no sea como hubiéramos deseado.
Ten mucho cuidado con tus emociones negativas,
porque aunque tus pensamientos sean de prosperidad,
si tus emociones no se corresponden, siempre pesará más
la emoción, y las cosas no serán como esperabas:
el desengaño te conducirá a más desengaño.
SINTONIZA con tu núcleo Interior, con tu tesoro
de paz, sabiduría, amor y dicha.
Cuando estás en su frecuencia no hay nada imposible.



El cambio debe ser un proceso FÁCIL y FLUIDO,
porque cuando no lo es, es porque estás oponiendo resistencia.
El cambio es el resultado de un proceso de maduración,
de autoconocimiento y de aceptación.
Es inútil pretender pasar a otra etapa cuando todavía
no has aprendido las lecciones de la PRESENTE.
Por eso no debes forzar ningún cambio.
No escuches lo que te digan otras personas,
sobre lo que "deberías o no deberías" hacer.
Sólo TÚ puedes saberlo.
La frase de "No puedes cambiar a nadie" es totalmente cierta,
pues, todas hemos visto a personas fracasar
una y otra vez en sus intentos de cambio,
debido a que éstos no son fruto del CRECIMIENTO PERSONAL,
sino de las presiones externas.
Si quieres cambiar algo en tu vida ACEPTA cómo eres ahora,
desea intensamente lo que quieres cambiar y ve paso a paso.
La impaciencia es resistencia a aprender.

sábado, 9 de julio de 2016

Olvídalo

Lo que te hace daño… ¡Olvídalo!
Las resacas que dejaron las tormentas de este año… ¡Olvídalas!
Los pasos tambaleantes, los pasos retrasados, los pasos hacia atrás… ¡Olvídalos!
Las veces que pasaste ignorado, inadvertido, lastimado… ¡Olvídalas!
Los sueños consumidos, las ilusiones hechas cenizas, los intentos hechos polvo y el amor hecho recuerdo… ¡Olvídalos!
Las veces que latió tu corazón y nadie se dio cuenta, que quisiste hacer y no te dejaron, que abriste los ojos y te cerraron los párpados… ¡Olvídalas!
Las estrellas apagadas, los días opacos, el tiempo en blanco, la luna dividida y las horas de cerrazón… ¡Olvídalas!
El manto de insignificancia, de masa, de anonimato… de rutina…¡Olvídalo!
Las espinas largas y hondas, los secretos angustiosos y tristes, las piedras altas e insalvables… ¡Olvídalas!
Las semillas que se te quedaron dormidas, los vuelos que se te quedaron a ras de tierra, las rosas que se secaron antes de tiempo… ¡Olvídalas!
La cáscara de la semilla, el lucimiento de la vanidad, la máscara del hombre y el ropaje de la verdad… ¡Olvídalo!
No vivas hacia atrás.
No comiences recargado de sombras.
No des la espalda a la luz.
No te reflejes en lo que pasaste.
No te aferres al mismo punto de partida
Párate en la proa de tu barco, levanta de nuevo las velas, mira hacia lo largo y lo ancho del mar …
… cuando te convenzas de su inmensidad encontrarás otro camino y, cuando mires al cielo parecerás gaviota que apartándose de todo encuentra el camino.
Con el pasado aprendes, con el presente renaces y con el futuro sueñas.
Vivir empezando, es la forma de llegar.
Lo demás… ¡Olvídalo!




viernes, 8 de julio de 2016

Cocido de guisantes

Hola. La receta de hoy aquí en Madrid ya ha dejado de tener sentido para la época en la que estamos pero hace un par de días me la saqué del tupper y no cayó tan mal, como tenemos fresco en la oficina... Es otro cocido más bien de temporada invernal, uno de esos platos que huelen a cocina de casa, a pimentón. Además, es bastante normal que tengáis todos los ingredientes pues son muy sencillos y fáciles de encontrar.


Ingredientes:

250 gr de guisantes (yo utilicé congelados)
3 Patatas medianas (yo no tenía, pero la receta original es con patata)
3 Dientes de ajo.
50 gr de jamón en tacos.
1 Cucharadita de pimentón dulce.
Aceite de Oliva y Sal.


Elaboración:

Abrimos la bolsa de los guisantes y los reservamos. Pelamos las patatas y las vamos chascando y metiendo en la cazuela. Cubrimos con agua, añadimos sal y cocinamos a fuego medio unos cinco minutos. (Yo me lo ahorré esta vez). Una vez pasado este tiempo, agregamos los guisantes y los dejamos cinco minutos más. 



Mientras tanto, preparamos un sofrito con una cucharada abundante de aceite y los ajos laminados. Cuando empiecen a dorarse, añadimos el jamón y dejamos que se haga en el sofrito medio minuto aproximadamente, hasta que cambie de color. 





Tras esto, apagamos el fuego y agregamos el pimentón, removiendo frecuentemente y una vez esté integrado lo añadimos a la cazuela.Dejamos cocer a fuego suave diez minutos más y servimos.






























¿Que os parece? Como véis, también todo verdura ni una gota de grasa salvo el aceite, perfecta para una comida sana, ligera.