domingo, 26 de junio de 2016

Que visitar en Edimburgo

En alguna otra ocasión os he mencionado mi especial amor por la tierra de Escocia. Me encanta.Desde siempre para mí fue uno de mis viajes soñados y no me decepcionó en absoluto. Es de una belleza en sus paisajes y sus paisanos son tan amables, tan simpáticos, que ya hemos ido dos veces y volveremos una tercera. 

La entrada de hoy abarca una visita a la capital de Escocia, Edimburgo y sus principales atractivos para realizar un viaje de unos 3 días en ella. Se basa en las dos oportunidades que tuvimos de disfrutar de la misma. Adoro la antigua e histórica Edimburgo, una ciudad llena de misterios, con su quema de brujas, sus leyendas, sus closes... que fueron testigos de terribles historias. 

Actualmente es una ciudad tranquila, con sus calles adoquinadas, su arquitectura medieval y esas fachadas ennegrecidas. Por algo Edimburgo es cariñosamente apodada "Auld Reekie", o vieja chimenea. Este apodo deriva del tiempo en que  sólo se utilizaban el carbón y la madera como combustibles y las miles de chimeneas de Edimburgo expulsaban continuamente un denso humo que ennegrecía la ciudad.

La ciudad se divide en dos partes, la antigua u Old Town  y la nueva (New Town), separados por Princess Street. La Old Town está en el alto de un monte, donde se encuentra en el punto más alto el Castillo o Castle Rock, encima de lo que era un antiguo volcán. La principal calle de la Old Town es la Royal Mile, que discurre entre dos edificios reales, el castillo de Edimburgo y el palacio de Holyrood, residencia de la reina cuando viene a Edimburgo. La Royal Mile se caracteriza aparte de por sus múltiples tiendas y pubs, porque de ella parten múltiples callejones estrechos, conocidos como closes, que le dan aire misterioso a la ciudad. 

Entre los principales atractivos que podemos encontrar en la Old Town estarían:

- Royal Mile 

Esta calle está llena de tiendas de recuerdos y de restaurantes, y es el punto de encuentro de muchas de las visitas guiadas que se hacen en la ciudad. En esta calle fue donde contratamos un tour gratuito por la ciudad, podéis tomar nota aquí: http://www.newedinburghtours.com/es/tours-diarios/tour-gratis.html . Es un tour de dos horas y media que recorre los puntos más atractivos de la ciudad. Al final puedes dar un dinero en función de lo que te parezca, si ha merecido la pena o no. Nuestra guía fue María, una jienense que nos contó muchas curiosidades de esta ciudad. Nosotros hicimos este tour en nuestro segundo viaje y la verdad que nos contó muchísimas cosas que desconocíamos. Nos gustó tanto que también contratamos con ellos el tour sobre el lado oscuro de Edimburgo, que te llevaba por la noche por los lugares marcados por sucesos macabros, quemas de brujas, etc en la capital escocesa. 

































Otro lugar con encanto de la Royal Mile es la Taberna Deacons Brother, en cuyo propietario se basó Robert Louis Stevenson para su novel Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. Es un pub con típica ambientación escocesa al que fuimos a desayunar y donde se extrañaron de que solo pidieramos café y tostadas con mermelada para desayunar, como se nota que fue en el aterrizaje de nuestro primer viaje... luego aprovechamos bien los abundantes y energéticos desayunos escoceses.

-Castillo de Edimburgo

Es considerado uno de los mejores castillos de Escocia y preside la ciudad desde lo alto. Es una típica visita de la ciudad aunque para mí la visita se me hizo un poco larga, reduciría el tiempo en el castillo para visitar el encanto de la ciudad. Os explico por qué, el castillo tiene muchas dependencias, ha sido Palacio Real, cuartel, prision, alberga varios museos militares que repasan la historia del ejército escocés, la casa del Gobernador y las mazmorras... Son muchos edificios a visitar, con sus ropajes, armas, etc, explicado. Yo os recomendaría centraros en el palacio real, en los edificios más importantes ya que es donde se guarda su más preciado tesoro : las joyas de la corona y la Piedra del Destino, sobre la que fueron coronados los reyes escoceses.
La entrada es bastante cara, 16 libras y en verano habrá largas colas y tanta gente que no se disfrutará mucho la visita, mejor a finales de septiembre como hicimos nosotros en nuestro primer viaje a Escocia. Mejor comprar las entradas por anticipado.  
Las vistas son magníficas desde el Castle Rock y si os acercáis alrededor de la una del mediodía, escucharéis el One o'Clock Gun (disparo a la una en punto) que se dispara desde 1861 todos los días del año excepto los domingos, Viernes Santo y el Día de Navidad.









- Catedral de St. Giles
Su preciosa y singular iglesia de St. Giles (Anteriormente era catedral, pero con la reforma se suprimieron), con sus magníficas vidrieras y su cúpula abierta, merece la pena una visita a su interior.Aún cuando las dimensiones del templo son inferiores a la mayoría de las europeas, su interior es de gran belleza, con una rica decoración y algunos elementos interesantes.Además, la entrada es libre y gratuita, Dentro de la misma, podremos encontrar la Thistle Chapel o Capilla del Cardo, la cual es también de acceso libre aunque se sugiere una donación de 3 libras para acceder a su interior, era la capilla destinada a la orden de caballería del Cardo. Destaca la sillería tallada y los detalles de la recargada decoración con sus doseles, y toda la escenografía heráldica y religiosa, con inevitables toques escoceses, como ángeles tocando las gaitas.







-Corazón de Midlothian
Justo a la salida de Saint Giles nos encontramos, con un corazón de piedra. En esta plaza se erigía hace siglos una cárcel y los condenados a muerte, que eran ajusticiados en este mismo lugar, escupían en la zona como forma de mostrar su desprecio a la vida. Según dicen trae buena suerte y se puede ver a la gente escupiendo en el interior del corazón. Lo más curioso es que esta fea costumbre aún se sigue manteniendo hoy en día y es tan popular que se ha extendido hasta los turistas.




-Grassmarket 
Esta antigua plaza de la Old Town era donde antiguamente tenían lugar las ejecuciones públicas sobre los patíbulos, así como el antiguo mercado de ganado. Se encuentra muy cerca del Castle Rock, por la parte trasera. Hoy en día esta plaza de origen medieval, con una gran cantidad de edificios de piedra que nos da idea de la época a la que pertenecen, es una aglomeración de restaurantes, pubs y locales, siendo una de las zonas más recomendables para cenar. Destaca la presencia de los característicos pubs escoceses donde poder disfrutar de la típica comida de pub y de un gran surtido de cervezas, como no podía ser menos. Como podréis apreciar a mínimo que os fijéis, los nombres de los pubs de esta zona hacen referencia a su pasado como mercado o el más tenebroso, relacionado con las ejecuciones. Así, dos de los pubs más conocidos de esta plaza son The last drop (Aquí traían a los prisioneros que iban a colgar para que bebieran un último trago) y Maggie Dickson Pub (Fue acusada de haber matado a su hijo, condenada a la horca y la ajusticiaron en la plaza pública de Grassmarket. Numerosos curiosos siguieron de cerca la ejecución; en la época, los ahorcamientos eran una gran atracción. Los amigos depositaron el cuerpo de Maggie Dickson en un ataúd y lo transportaron en una carreta para enterrarla. Los sobresaltos de la carreta por el camino lleno de baches reanimaron milagrosamente a la mujer que vivió muchos años más tras esta aventura, pues no podían condenarla una segunda vez por el mismo delito. )




-Cementerio de Greyfriars y Colegio de Herrods
En Escocia los cementerios están en medio de la ciudad y se integra en ella con toda naturalidad, es un parque más donde pasear. Las casas que lindan con el cementerio tienen sus ventanas con vistas a las tumbas. Este cementerio tiene varias peculiaridades que lo convierten en algo turístico.











Casas con vistas al cementerio
Por un lado tenemos la tumba de Bobby, que fue un perro muy fiel a su amo, que tras la muerte del dueño, el perro veló su tumba a todas horas. Esta historia fue cogiendo fama en la ciudad, hasta el punto de que el perro fue declarado hijo de la ciudad de Edimburgo, ya que sino lo tendrían que haber matado por no tener dueño. Un posadero que llevaba comida todos los días, a su muerte también fue enterrado en el cementerio, entonces Bobby pasó a velar la tumba de ambos. Cuando el perro murió, fue enterrado en este mismo cementerio en el que está su amo. A día de hoy, la gente sigue llevando presentes a la tumba de Bobby.

En la fotografía siguiente, podéis ver el pub de Bobby y en un lateral, la arcada que da paso al cementerio de Greyfriars. 



Otro atractivo del cementerio es que desde una puerta se puede ver el colegio de Herrods, que es en el que se inspiró J.K.Rowling para crear el colegio del libro Harry Potter. La escritora paseaba por este cementerio a menudo, de hecho los nombres de personajes de su libro están sacados de tumbas que se pueden encontrar en este cementerio.








- Los closes, nosotros visitamos uno de los más bonitos de Edimburgo, el White Horse Close.
La ciudad de Edimburgo se caracteriza por tener gran cantidad de closes o callejones, muchos de ellos ligados a tétricas historias, como el Mary King Close, donde se dice que durante la peste se encerraron vivos a los habitantes del mismo. Nosotros decidimos visitar uno que nos recomendaron por su belleza, el White Horse Close. Al adentrarte desde la Royal Mile es como si volvieras al pasado, no sólo por la estética sino porque nos aislamos del bullicio cercano de los turistas. Este es uno de los callejones más entrañables. En tiempos pasados, en este close lo que más atraía era una posada llamada White Horse Inn. Construida en el siglo XVII por Laurence Ord, recibió este nombre en homenaje al palafrén de la reina Mary Queen of Scots que, como todo indica, era blanco. Esta posada dio mucha vida en la zona. En aquellos tiempos, el whisky era muy habitual y en la posada se servía el suyo, una mezcla de otros whiskies ( Lagavulin, Talisker, Caol Ila y Linkwood).Es el conocido White Horse. 







- The fudge house
Este sitio no es un típico pero para los que sois golosos será un paraíso. Se encuentra a escasos metros del White Horse Close. Su especialidad es un dulce basado en azúcar principalmente que no es de origen escoces pero que están... impresionantes.No dejéis de probar esta bomba calórica, os la recomiendo!
Podéis acceder a su página web en : http://fudgehouse.co.uk/pages/the-shop

-Museo Nacional de Escocia

Museo gratuito que puede convertirse en una muy buena opción, sobre todo si no acompaña el tiempo. Explica la historia, cultura, fauna y flora de Escocia, es un museo para visitar en familia, se trata de un edificio victoriano remodelado y se puede ver a Dolly disecada. 

La parte nueva de la ciudad, la New Town es completamente distinta a la Old Town, compuesta de calles anchas y rectas que conforman un plano octogonal, ordenado  y sus edificios son fieles al estilo Georgiano. La Avenida principal de la New Town que está pegando al valle que separa las dos partes de la ciudad, Princes Street, es donde se encuentran todas las tiendas y grandes almacenes. 
Desde la princess Street tenéis varios puntos interesantes:

-Jardines de Princess Street 
Los jardines de Princess Street, con vistas al castillo de Edimburgo en lo alto. Una auténtica maravilla, no se ve bien en la foto siguiente la cantidad de bancos que dispone este parque, así como todo Edimburgo. En Escocia los bancos llevan una chapita recordando a los difuntos, la gente "compra" un banco para homenajear a sus difuntos seres queridos. 






























- Calton Hill 
La colina de Calton Hill se alza en la zona oriental de Princes Street con una de las imágenes más captadas por los turistas, ya que desde ella se pueden realizar estupendas capturas de la New Town hacia el castillo.Esto, junto con los monumentos neoclásicos que se hallan en la misma, hacen de Calton Hill un lugar imprescindible para visitar en Edimburgo.































- National Galleries Scotland
La Galería Nacional alberga la colección nacional de arte, la cual abarca desde principios del Renacimiento hasta finales del siglo XIX. En estas salas podrá encontrar cuadros de grandes maestros, desde Rafael, Tiziano, El Greco, Velázquez, Rembrandt y Rubens hasta Van Gogh, Monet, Cézanne, Degas y Gauguin. Para una nación del tamaño de Escocia, esta colección es considerada una de las mejores del mundo por derecho propio. En este museo podréis ver La vieja friendo huevos de Velázquez y otras conocidas obras, sorprendentemente, con entrada gratuita, sólo exposiciones temporales tienen coste. 






























Probablemente me olvido algún rincón o detalle más de Edimburgo, pero no pararía de soñar y soñar con el recuerdo de esta ciudad y tierra que me enamoró. ¿Os animáis a soñar conmigo? Gracias de antemano por vuestros comentarios. 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...