jueves, 18 de febrero de 2016

Llambionaes por Oviedo

La entrada de hoy es dulce, dulce y es que nos vamos de Llambionaes por Oviedo. ¿Y que es eso? Pues el afán de todo buen llambión, que no es más que aquella persona que sucumbe de manera irremediable antes las dulces tentaciones, un goloso. Y es que en Oviedo, el número de confiterías es elevado y a pesar de la crisis y del cierre de algunas, no dejamos que mueran las más tradicionales y exportadas confiterías, algunas incluso con sede en Madrid. 

Así las más punteras son las que os relato a continuación, cada una con un dulce emblemático:

Situada al lado de la estatua de Woody Allen, en la calle de Milicias Nacionales, al ladito de Uría, la principal, está uno de las confiterías con más fama, debido fundamentalmente a sus bombones, los cuales son una tradición navideña aun cuando su precio suponga un esfuerzo extra en los bolsillos, porque la calidad lo merece. Así los disfrutamos este año gracias mis cuñados Iván y Angélica.
Han tenido también clientes ilustres, entre los cuales se encuentran Woody Allen, Carmen Polo (la mujer de Franco) o el tenor Alfredo Krauss. 


Esta confitería, situada al lado de la universidad Vieja, en la calle San Francisco y muy cerquita de la catedral, se convierte en un sitio indispensable para tomar un café cerca del casco viejo de la capital asturiana. Ya si encima lo combinamos con sus requete famosas moscovitas (pastas de almendra y nata bañadas con chocolate)... ummm... el cielo... doy fé que no puedes parar con ellas, son deliciosas!
Son también especialistas en carbayones, su tarta imperial, pastas y para el que esté interesado, también despachan en Madrid, en la calle Núñez de Balboa.

Es de las más recientes de la lista que os pongo, porque apenas abrió en los mediados de los 90. Es la distribuidora oficial de los premios Principe de Asturias. Su fuerte son las princesitas (pequeños mazapanes con mermelada y azúcar), las rocas de latores o las escandaleras, su especialidad, un bombón con chocolate, almendra y trocitos de galleta caramelizado. Por mi propia experiencia, sus pastas de té son de las mejores que he probado, no dejeis de compraros una cajina.
Esta es la favorita en mi casa. Son los creadores de los famosos carbayones:un dulce con base hojaldrada rellena de una masa de almendra, y un baño de yema y azúcar. También tienes duquesitas, milhojas de crema y de nata, que de aquí son mis favoritos, y muchos más dulces. 
Esta abierta desde 1827 y aunque hay varias sucursales, la más impresionante es la de la calle Jovellanos, 7. Y es que entrar en su interior es hacerlo en un auténtico museo, lleno de detalles de antaño: retratos, relojes, antiguas máquinas registradoras, lámparas , espejos, mostradores... 


Diego Verdú (Cimadevilla)
Cercana al Ayuntamiento se encuentra esta pequeña tienda que en Navidad forma unas colas por su turrón artesanal. Los más famosos son los de jijona, Alicante y chocolate, pero también están muy buenos el resto de dulces navideños. En verano, no os perdais sus helados de turrón, ohhh


La Mallorquina es sinónimo de calidad en Oviedo. Es una pastelería de las de toda la vida, en pleno centro de Oviedo, enfrente de Peñalba  y con muy buena repostería. Tienen varias especialidades, pero tal vez la más conocida sean las mallorquinas, una especie de "finas galletas" de almendra y naranja bañadas en delicioso chocolate. Además, disponen de una amplia terraza cubierta de la que puedes disfrutar tanto en invierno como en verano. 


¿Os ha gustado? Seguro que sí, espero que os animéis a probar estos dulces y para los que los conocemos, que aguantemos unos días más para repetir!
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...