domingo, 2 de agosto de 2015

Gazpacho andaluz

La receta que traigo hoy es casi un representante nacional y sobre todo en epocas estivales, por ser muy refrescante y económico. Pues bien, he de confesaros que hasta que vine a Madrid allá por el 2005, no había probado esta sopa de tomate. Este tipo de sopas frías no se consumen en el norte. Desde siempre, todo lo que es tan popular lo miro de medio lado(es como los libros, cuando gusta tanto hasta a quien no lee nunca... umm como que no me fío...) pero esta vez... fallé. 

Me confieso una enamorada del gazpacho, el primer verano en la capital casi vivía de él porque con este calor madrileño nada te sienta tan bien como una ensalada o un gazpachito frío... Y si, lo hay de brick y está muy bueno (yo recomiendo el Alvalle, el de Mercadona me gusta menos) pero como el natural...no hay. Le das tu toque, el aceite que tu quieres, el vinagre al punto que te gusta, etc....

Os dejo la receta que preparo en casa y como os podréis imaginar,no es nada nada complicado.

Ingredientes:
100 ml de aceite de oliva virgen extra
30 ml de vinagre
1 kg de tomates maduros
2 dientes de ajo
150 gr de pan
1 pimiento grande
1 cebolla
1 pepino
sal (al gusto )
agua (opcional)

Elaboración:

Lavamos los tomates y los partimos en cuartos, retirando la parte dura. Los ponemos en el vaso de la batidora o en el recipiente donde vayamos a hacer el gazpacho.  
Pelamos el pepino y cortamos los extremos, cortándolo en rodajas pequeñas. Hacemos lo mismo a continuación con la cebolla, previamente pelada,  y el pimiento.

Cortamos el pan en trozos pequeños, añadimos un poco de agua y dejamos reposar unos 10 minutos, para que se vaya ablandando un poco el pan. 

A continuación pelamos el ajo y lo agregamos al resto de las hortalizas. No os olvidéis de quitarle la parte central para evitar que nos repita. 

Por ultimo añadimos el aceite de oliva, el vinagre y la sal. Trituramos todo en la batidora hasta obtener una salsa líquida. Lo mejor sería pasarlo luego por un colador para eliminar los posibles trozos de piel y semillas... como véis no lo tenía a mano. Por otro lado, no tenía vinagre de vino blanco, sino de módena, de ahí el color más oscuro que muestra el gazpacho. 


No me tengáis en cuenta la taza de presentación. Habitualmente tomo el gazpacho en un cuenco azul marino que me parecía que no iba a dar bien en cámara con el gazpacho... luego lo más adecuado me pareció la taza, porque en plato hondo como que quedaba un poco soso... 
¡Animaros a probarlo, no se tarda nada y queda super rico!
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...