miércoles, 6 de abril de 2016

Foces del Río Infierno

Cuando pensamos en orgullo de tierrina, siempre tenemos en mente los lagos de Covadonga, la ruta del Cares, Bulnes, picos de Europa, Somiedo, etc... Pero hay otras maneras menos conocidas de ejercer nuestra asturianía con opciones para todos los públicos. 

Porque hoy os propongo la ruta de las Foces del Infierno, una ruta que cada uno puede hacer a su ritmo y modo y que es un reflejo de nuestra esencia: antes de llegar a la ruta, pasamos por Espinaredo, conocido por su densidad de hórreos por metro cuadrado, al llegar tenemos el área de La Pesanca, rodeada de castaños frondosos y robles junto al río Infierno bajando con fuerza. Sin embargo, he de decir que nos habían dicho que se podía hacer sin problema con sillita y si bien hay pista durante todo el recorrido, tenía bastante grijo suelto que hacía un poco difícil el ascenso. 





Para llegar a esta ruta, tendremos que dirigirnos hasta Infiesto, la capital del concejo de Piloña y tomar una carretera al final de la villa en sentido Espinaredo, creo que serán como cinco kilómetros. Ahí no teníamos muy claro como continuar y paramos a preguntar en un bar y ver un pueblo de los que cada vez quedan menos, plagados de hórreos, el río cruzando por el pueblo, la iglesia y el Texo al lado...


Nos comentaron en el pueblo que aún teníamos que recorrer otros cinco kms en dirección a Riofabar y de ahí al área recreativa de la Pesanca, que es donde dejaremos los coches. Cuando llegas te encuentras en un ambiente casi de cuento, con un bosque frondoso, con los troncos de los grandes árboles cubiertos de musgo y líquenes... Esto da idea de su calidad medioambiental... Además, está rodeada de bancos, mesas, barbacoas, todo ello con sombra, claro, así como pozas para bañarse... cuando fuimos que era primeros de abril un poco fresco, pero hoy que lo escribo con plena ola de calor en Madrid... pues alivia un poco... 



Una advertencia os voy a dejar y es que al comenzar la ruta no vimos señalización o nosotros no lo encontramos luego, para no perderse, comentar que seguimos el cartel de ascenso al pico Vizcares, luego más arriba se bifurca entre la foz del Muñacos y pico Vizcares. 

Empezamos la ruta cruzando un puente y ascendiendo por una pista de forma continua.Pasamos después de unos veinte minutos de ascenso al lado de una zona de casas rurales (¡¡¡sin cobertura, me lo pido!!!) en las cuales me gustaría perderme este verano, parecen supercuidadas, con un jardín precioso y el entorno, con ese bosque autóctono no me puede gustar más. 



Nosotros no pudimos completar la ruta hasta el final porque subíamos muy lento, en parte porque parábamos mucho para fotografiar los saltos de agua, los magníficos árboles con curiosas formas, y en parte porque con un bebé en silla no es lo mejor, menos mal que íbamos cuatro para turnarnos... También está muy bien que la mayoría de la ruta es a la sombra, porque aunque el día era casi invernal, como íbamos abrigados y el lugar era resguardado, cuando salía el sol, se estaba bastante calentín. 

Impresionante el río con todas sus pozas y cascadas, el bosque de hayas es de lo mejor que he visto hasta ahora, alternando con robles, castaños, pinos y hasta tejos saliendo entre las piedras... un homenaje al bosque autóctono asturiano. 
Se trata de una ruta lineal y que en total serían unos 10 kilómetros pero que nosotros no completamos. A nuestro lento ritmo haríamos como unos 6 kilómetros, parando para fotos, acunar la niña, darle agua, pan, etc.. , ver el agua descendiendo por los laterales, las casas, los perros... 




Por cierto, que por lo que he leído por la red parece que el nombre de Infierno deriva de la tonalidad rojiza que adquieren los árboles con los rayos del sol en la época otoñal, haciendo que el bosque parezca que está en llamas.


¿Os animáis a soñar conmigo?

Reacciones:

4 comentarios:

  1. Me encanta el post, muy entretenido.
    New post!
    http://navybrunette.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. ¿Creerás que nunca hice esa ruta?
    Tiene una pinta de lo mejor. Los bosques con musgo, líquenes y muchos árboles. Los arroyos, los texos, los horreos... Si es que todo apetece.
    Menuda ruta más preciosa. Habrá que tenerla en cuenta.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Curra, ¡muchas gracias por tu visita! Apúntatelo para otoño que he visto imágenes espectaculares, con las hayas regando el suelo de hojas y dándole un color precioso. Nosotros no llegamos al final, la foz de Moñacos que también parecía muy bonito, pero es que es tan bonita con los arroyos y ese bosque asturiano de cuento... La recomiendo ciento por ciento. En el área recreativa de La Pesanca había numerosas parrillas y mesas para comer, solo hay que tener un poco de cuidado con algún bache en la carretera de acceso.
      Espero te animes y nos regales una entrada otoñal en las Foces del río Infierno.
      Gracias de nuevo por comentar, el compartir estas cosas y que os gusten es lo que me mueve a mantener este blog.
      Saludos,
      Marta

      Eliminar

Sueña conmigo...