sábado, 24 de enero de 2015

Senda del Oso: Tramo I Tuñón - Proaza (cercado osero)

Os traigo hoy una de las rutas más conocidas de Asturias. Es una de las numerosas vías verdes que existen a lo largo de España, es decir, infraestructuras ferroviarias en desuso que han sido reconvertidas en itinerarios cicloturistas y senderistas. Los denominados Valles del Oso  (Proaza, Quirós, Santo Adriano y Teverga) tuvieron un pasado minero que dio lugar a que por estos parajes se adentrasen trazados ferroviarios, los cuales quedaron en desuso con la crisis de la minería. 

Su recuperación como Vía Verde le dio nueva vida y una popularidad que pocas han conseguido alcanzar, quizás no sólo a la belleza natural que encontramos en su trazado con sus pueblinos, sus praderías con vacas, etc, sino también por un nivel adaptado a todos los públicos y que permite recorrerlo no sólo a pie sino también en bicicleta y con la ventaja extra de la ausencia de tráfico que existe en las carreteras. Además de esto, la zona está bastante bien surtida de locales donde poder alquilar una bicicleta, incluso con carrito para llevar a los niños, así como para alquilar canoas si alguno quiere hacer el descenso del río Trubia. Este tipo de servicio se ofrece cerca del embalse de Valdemurio (Quirós). Nosotros estuvimos viéndolo en el año 2013.   


Por iniciativa del Gobierno Regional asturiano se pone en marcha la Senda del Oso con el propósito de revitalizar la economía local en base a un desarrollo armónico con una Naturaleza privilegiada capaz de mantener aún a una especie tan escasa y sensible como el Oso Pardo Cantábrico.

Paralelamente, cumpliendo las directrices contenidas en el Plan de Recuperación del Oso Pardo de Asturias, se crean La Casa del Oso y el Cercado de Osos de Paca y Tola, en Proaza, ligándolo un poco a las iniciativas antes comentadas, proteger el Ursus arctos, especie en peligro de extinción, emblema de la Naturaleza asturiana y aún presente en estado salvaje en los montes del Valle de Trubia.

Además de todo esto, la Senda está dotada de numerosas áreas recreativas, todas con mesas con asientos para comer y en algunas con  parrillas, columpios, fuentes, etc. De todas ellas, doy cuenta de la de Tuñón y la de Villanueva. Así mismo, disponemos de aparcamientos en Tuñón y Entrago. 


Entrando a lo que nos ocupa, nosotros, como íbamos con nuestra bebé de casi un añito, no nos atrevimos a coger una bici con transportín, preferimos hacerla a pie, más que nada por si no le gustaba y se ponía a llorar como una posesa. Como el camino vale para bicicletas, también nos sirvió para la silla de paseo... eso sí, la ruta es más reducida. Hicimos el tramo Tuñón- Proaza (cercado Osero).


Ya me estoy saltando cosas, ¡perdonad! Lo primero de todo sería deciros como llegar a esta zona.  Para llegar al inicio de esta ruta, que es el área recreativa del pueblo de Tuñón (concejo de Santo Adriano), hemos de acceder desde Oviedo por la carretera de La Coruña (N-634) hasta Trubia, donde tomamos el desvío por la AS-228 y te lleva a este área recreativa, que se encuentra al lado de la carretera. 


La ruta que nosotros realizamos tiene una distancia sólo de ida de 6 km, con muy baja dificultad y con una duración aproximada de 1.5h (si no paras, cosa harto improbable). El final es en Proaza, en el cercado osero, atravesando el pueblo de Villanueva de Santo Adriano.


Antes de comenzar, nos acercamos a la iglesia de Santo Adriano de Tuñón, una desconocida para nosotros. Se trata de una iglesia fundada por Alfonso III el Magno y su esposa Jimena en el año 891, en honor a los mártires Adriano y Natalia, cuyos restos se encontraban en León. Su interior, con sus bóvedas de cañón, sus restos de murales, inspiran tranquilidad y el traslado a otra época. Además, me inspira orgullo, puesto que había un autobús de alemanes (certificado por el oído de mi maridín, germanófilo que siempre intenta convencerme de que estudie su querido alemán), atendiendo al detalle de la visita guiada de la iglesia. Nunca dejará de sorprenderme, nosotros lo tenemos al lado y no le damos importancia mientras que desde el extranjero lo valoran sobremanera. 



La senda parte del área recreativa de Tuñón, dominada por una gran estatua de un oso, en la orilla derecha del río Trubia, junto a la carretera comarcal AS-228. Cruza el río por el puente "La Esgarrada" y pasa por las proximidades del pueblo de Tuñón (que dejamos a la izquierda), donde está la iglesia prerrománica de Santo Adriano, el parking y un sitio de alquiler de bicicletas. 



Continúa la senda entre prados, pegados al río y a la sombra, todo un lujo, ¿no? Un poco más adelante, según nos vamos acercando al pueblo de Villanueva de Santo Adriano, podremos divisar en el margen izquierdo la ruta de las Xanas, una que hicimos en el 2013 y que es preciosa también. Eso sí, no es recomendable con niños pequeños por las zonas de pendiente al desfiladero sin protección. 



Como a mitad del recorrido nos encontramos con el pueblo de Villanueva de Santo Adriano, con su puente medieval como referencia. En el paramos para reponer agua y refrescarnos en una fuente pública, luego os comentamos con la vuelta. Al fondo, con mucho ojo, eso sí, podréis ver la zona escarpada por donde asciende la famosa y bella ruta de las Xanas (en la fotografía bajo estas líneas).


Esto ya es gusto mío por la arquitectura popular y en particular, por jardines tan bien cuidados y tan bonitos, en ese momento estaba en explosión de color, que gusto. 

Una vez pasado el pueblo de Villanueva tenemos un poco menos de sombra durante el camino, pero ya queda nada para llegar a la casa de Furaco, Paca y Tola. En la parte inferior, podeis ver parte de un área recreativa que tiene cafeteria, piscinas, merenderos... y sombra... Es el área recreativa de Buyera.


Y bien, el protagonista de la ruta, el Oso pardo. Llegamos al cercado osero, aquí os dejo una foto de Furaco, el oso macho.Tenemos más de Paca y Tola, pero he de decir que dan un poco de pena, se las ve mayores, que les cae parte del pelo... por eso creo que es mejor disfrutar de la ruta en sí que centrarse en ver los osos. Nosotros llegamos sobre las 17.30 o así y les estaban refrescando y dando de merendar lo que parecía helado de fruta.

Hablando de refrescar... Aunque esta ruta la hicimos ya iniciado septiembre, no sabéis que día más estupendo de calor tuvimos, tuvimos que hidratarnos mucho durante la marcha y cuando pasamos por el pueblo de Villanueva, vimos que se anunciaban helados y quedamos en acercarnos a la vuelta para merendar con una coca-cola, que algo habremos desgastado por el camino, ¿no?

Ya me quedé con el nombre de uno de los sitios, " El cielo de Zacarías" sin verlo, porque ponía algo de bar-tienda. Tenía tantas ganas de ver algo de aquellas épocas... en mi pueblo todavía vi un bar tienda, el Casa Pedrón o Casa Manolito, ambos de Brieves, que ya es pequeño, eh? Ahora ya se reformaron y cambiaron...

Tampoco os creáis que es un bar tienda de los de entonces, con "de todo" (en los bares-tienda tenías desde una cacerola, pasabas por un par de calcetines, te despachaban unas lonchas de jamón o te podías tomar un vino... ) pero puedes tomar algo y comprar delicias artesanas de la zona, conservas, un poco gourmet (chorizos, pastas, empanadas, conservas, de gran calidad y precios populares), pero sin pasarse, es el mismo concepto modernizado y con un toque con mucho gusto.Ay!(suspiro), nosotros nos pedimos los helados artesanos (Granja Alvarín) y fue todo un acierto, tienen un montón de sabores y los que probamos (avellana y manzana) no nos duraron un suspiro. Aparte de eso, sentarte en esa terraza es mismamente estar en el cielo... me encantó!
Creo que nos atendió la dueña del local, aconsejándonos y con mucha amabilidad... incluso le fue a enseñar a mi peque unos dibujos que tenía por ahí para que pudiéramos tomar los padres un poco del refresco  antes de darle la merienda. (estábamos al lado, claro)


Para terminar con esta entrada, os dejo con una imagen más de la ruta cuando volvíamos al punto de partida, con ese monte a reventar de hoja en pleno septiembre... y con una foto de rigor dando fé de mi paso por la misma al poco de iniciar la ruta. Espero os haya gustado la entrada y os animéis a hacer la ruta. Nosotros creo que la repetiremos en otro tramo, nos quedó el gusanillo de hacerla en bici.


Ah, y para aquellos que quieran conocer un bar-tienda, encontré algo parecido a aquello en internet, esto es de uno que existe en Sotres, Asturias, hoy día:

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Pero no puedes mear, en el bar tienda, y eso no es legal. Por mucho cielo y mucho zacarias si te entra el apretón no tienes donde ir. Eso requiere denuncia, siento decirlo. Si es bar ha de tener baños. ¿Donde están los equipos de sanidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no te lo puedo comentar porque era la primera vez que iba y no tuve que utilizarlo... como iba en ruta, dispuse de muchos sitios de la madre naturaleza antes de necesitarlo aquí. No tengo ni idea de lo que me comentas. En todo caso, el lugar, la atención y los productos ofertados son de primera categoría, bajo mi punto de vista.
      Saludos,
      Marta

      Eliminar

Sueña conmigo...