martes, 28 de octubre de 2014

El loco

En el jardín de un hospicio conocí a un joven de rostro pálido y hermoso, allí internado.

Y sentándome junto a él sobre el banco, le pregunté:

- “¿Por qué estás aquí?”

Me miró asombrado y respondió:

- “Es una pregunta inadecuada; sin embargo, contestaré. Mi padre quiso hacer de mí una reproducción de sí mismo; también mi tío. Mi madre deseaba que fuera la imagen de su ilustre padre. Mi hermana mostraba a su esposo navegante como el ejemplo perfecto a seguir. Mi hermano pensaba que debía ser como él, un excelente atleta. Y mis profesores, como el doctor de filosofía, el de música y el de lógica, ellos también fueron terminantes, y cada uno quiso que fuera el reflejo de sus propios rostros en un espejo. Por eso vine a este lugar. Lo encontré más sano. Al menos puedo ser yo mismo.”

Enseguida se volvió hacia mí y dijo:

- “Pero dime, ¿te condujeron a este lugar la educación y el buen consejo?”

- “No, soy un visitante”, respondí.

- “¡Oh”, añadió él, “tú eres uno de los que vive en el hospicio del otro lado de la pared!”

Gibrán Khalil Gibrán


Reacciones:

2 comentarios:

  1. Me encanta Marta.
    Salirnos del entorno cotidiano y dejar a un lado las expectativas de los que nos rodean es un acto de valentía que pocos se atreven a acometer.
    Muy bonito y muy instructivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Curra. Ser tú mismo requiere de valor, salirse de esquemas trazados y quizás ser considerado incluso excéntrico, pero llevar una careta con lo que los demás quieren que seas puede resultar mucho más caro.

      Eliminar

Sueña conmigo...