miércoles, 21 de mayo de 2014

Ellos vinieron

Con los recortes que hoy tenemos, tanto de derechos como de prestaciones públicas, vemos como el modelo del bienestar va desapareciendo. Hasta hoy hemos disfrutado de lo que con sacrificio y esfuerzo otros lucharon por conseguir y con situaciones más complicadas que las actuales. Y ahora que todo ello parece que está amenazado, hay días que pienso que mucha gente pasa, que parece que el problema no va con ellos, que es problema de otros, que luchen ellos, que a mi no me toca...  ¿no os suena? Que no se engañe nadie, porque esto, tarde o temprano nos alcanzará a todos. Y entonces, ¿quedará alguien? 

Por todo lo anterior, me he acordado de un poema que falsamente se atribuye a Beltor Bretch, cuando en realidad fue escrito (la segunda versión que pongo más abajo, esta es la modificada y que fluye por la red con más facilidad) por Martin Niemöller, el cual comienza con las siguientes palabras: “Cuando los nazis vinieron a buscar los comunistas”.

Primero se llevaron a los negros,
pero a mi no me importó porque yo no lo era.
Enseguida se llevaron a los judíos,
pero a mí no me importó,
porque yo tampoco lo era.
Después detuvieron a los sacerdotes,
pero como yo no soy religioso,
tampoco me importó.
Luego  apresaron a unos comunistas,
pero como yo no soy comunista,
tampoco me importó.
Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde.


         Versión  Niemöller

«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas
No dije nada
Yo no era comunista.
Cuando vinieron a buscar a los social-demócratas
No dije nada
Yo no era social-demócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas
No dije nada
Yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los católicos
No dije nada
Yo no era católico.
Cuando vinieron a buscar a los judíos
No dije nada
Yo no era judío.
Luego, ellos vinieron a buscarme
Y no quedaba nadie para protestar» 



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...