martes, 16 de julio de 2013

No te rindas, sigue adelante

Este post se me ocurrió viendo el vídeo que os pongo en último lugar, no sé como, pero a pesar de estar despistada, supo captar mi atención, porque, ¿quién no ha tenido ganas de tirar la toalla, de decir esto no merece la pena, el esfuerzo que le dedico? Por eso, porque hay momentos en nuestras vidas en los cuales miramos hacia adelante y vemos que lo que está por venir nos preocupa, nos da miedo, pensamos en no seguir adelante, en mirar hacia otro lado... O sentimos que las dificultades de la vida nos pesan, que el camino es siempre cuesta arriba, que estamos hartos y cansados de nuestras luchas diarias, que no vemos posible alcanzar esas metas por las que luchamos.... me gusta este vídeo porque te incita a no perder nunca la esperanza, a que con el trabajo constante del día a día lograrás los frutos que quieres ver, que sólo tienes que creer en ti y que eso te llevará mucho más allá de lo que nunca pensaste.

Ahora que no te sientes con fuerzas para afrontar todo, que buscas una salida pero no la encuentras... piensa en otros momentos en los que también lo pasaste mal y que con el paso del tiempo has visto que todo tu pesar no sirvió de nada y que se convirtieron hoy en día en simples anécdotas.

Además del vídeo que os pongo al final que me parece una preciosidad, incluyo este poema inspirador de Mario Benedetti.



No te rindas Mario Benedetti
No te rindas, aun estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.
Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.
Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,
No te rindas por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estás sola,
porque yo te quiero.

Y la estrella para el final, que lo disfrutéis...

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sueña conmigo...